Con 40 años de historia, el auto más vendido de la historia de la casa de Münich, vuelve con atributos similares a los que hizo revolucionar a Europa en la segunda mitad de los setentas, como un auto dinámico, de lujo, pero entretenido de conducir.

  • 3 mayo, 2019

En cierta manera el BMW Serie 3 abrió la historia moderna de la marca alemana, al ser el modelo que inauguró lo que hoy son atributos basales para toda la marca: lujo, un excelente diseño siempre atractivo, y sobre todo un dinamismo muy bien llevado hacia las sensaciones de su conductor. Una mezcla que lo convirtió velozmente en un éxito, no solo a su primera generación, sino a todas sus sucesoras, que llegan al estreno en Chile: la séptima evolución de este superventas premium.

En su diseño, el atractivo se mantiene conteniendo algunas de las nuevas señas de identidad de la marca como sus nuevos ópticos dobles, que ahora son más agresivos y futuristas que hacen juego con los nuevos “riñones” clásicos de la marca que ahora lucen con mayor volumen. Se complementa con un capó con cuatro marcadas nervaduras que le dotan de deportividad. El sedán deportivo que inauguró la categoría sigue dando cátedra en diseño, sin perder identidad histórica.

Ahora, la identidad no cambia si se tiene el último smartphone; por ello el nuevo Serie 3 agrega lo último de la tecnología disponible en su marca, que es parte de los más avanzado que hoy existe en el mercado: tren motriz de mayor rendimiento, nueva tecnología de amortiguación, junto con asistente de estacionamiento con guía longitudinal y lateral automatizada para moverse dentro y fuera de los espacios de estacionamiento, asistente de marcha atrás, control de distancia, cámara de visión trasera, y según versión cámaras 360 grados y llave digital para acceder al vehículo, son parte de sus atributos “hi-tech”.

Ofrece una variante que saca partido a su deportividad: con el paquete deportivo M Sport ofrece una dinámica de chasis mejorada gracias a la suspensión deportiva M con altura de manejo reducida, suspensión M adaptable, frenos deportivos M y diferencial M Sport controlado electrónicamente para un efecto de bloqueo totalmente variable en el diferencial trasero, que entrega grandes sensaciones de conducción para quienes aceleran adrenalina junto con su auto.

Llega inicialmente con 2 variantes: 330i, equipada con bloque motriz de gasolina de cuatro cilindros, con motor de 2.0 litros con power twin turbo, para una potencia de 258 caballos de fuerza e interesantes 400 Nm de torque, con transmisión de 8 marchas automática Steptronic, con las que registra 5,8 segundos para el 0 a 100 km/h.

La variante con propulsor diésel se denomina 320d, también de 2.0 litros, con 195 caballos de poder y también 400 Nm de torsión, que aseguran dinamismo al conducir, con la misma transmisión, para parar el crono de 0 a 100 km/h, en 6,8 segundos. Disponible en Chile desde el 26 de abril, su precio parte en $30.490.000.

 

¿Con ganas de comprar un auto o enterarte de lo último en el mundo de las motos? Este Newsletter es para ti. Cada viernes en tu correo, nuevos modelos y reseñas de lo mejor en motores.