Aristos, el proyecto de los chilenos Pedro Parra y François Massoc junto al francés Louis-Michel Liger-Belair está dando que hablar. La edición de marzo de la revista inglesa Decanter le otorgó 98 puntos a su Duquesa 2008 de Cachapoal, uno de los mejores –si no el mejor– chardonnay de Chile. Es, también, una de las […]

  • 21 febrero, 2013
Pedro Parra

Pedro Parra
Aristos, el proyecto de los chilenos Pedro Parra y François Massoc junto al francés Louis-Michel Liger-Belair está dando que hablar. La edición de marzo de la revista inglesa Decanter le otorgó 98 puntos a su Duquesa 2008 de Cachapoal, uno de los mejores –si no el mejor– chardonnay de Chile. Es, también, una de las más altas puntuaciones (en la escala de 1 a 100) obtenida por un vino chileno. “No lo esperábamos”, cuenta Parra, conocido también como “doctor terroir”, porque es un especialista en suelos capaces de hacer grandes vinos. “Significa que no estamos tan perdidos…”, bromea.

“En Chile nadie sabe, pero la reacción de los importadores ha sido fuerte”, dice sobre un vino que en Inglaterra cuesta más de 50 libras la botella. Su nuevo proyecto en Aristos es un pinot noir en Bío Bío hacia la costa. “Ya tenemos dos hectáreas plantadas, sin riego, desde el 2010 y ahora planto 2 hectáreas más en septiembre, sobre granito y piedra pizarra”, explica.

La revista Decanter –una de las más exigentes del mundo– tiene como artículo de portada a “la nueva ola” de vinos chilenos (algo de lo que, por cierto, en Capital venimos hablando desde hace un par de años), y destaca el trabajo de Montsecano, De Martino, Louis-Antoine Luyt, Casa Marín y Laberinto, entre otras.