Lo primero que hizo tras dejar la gerencia general de la eléctrica Saesa fue tomar un avión y emprender rumbo a Estados Unidos. El viaje de Eduardo Novoa, que por dos años dirigió la distribuidora controlada por la multinacional PSEG, tiene mucho que ver con la etapa que se apresta a comenzar: la de ser […]

  • 4 mayo, 2007

Lo primero que hizo tras dejar la gerencia general de la eléctrica Saesa fue tomar un avión y emprender rumbo a Estados Unidos. El viaje de Eduardo Novoa, que por dos años dirigió la distribuidora controlada por la multinacional PSEG, tiene mucho que ver con la etapa que se apresta a comenzar: la de ser empresario. A Estados Unidos fue a participar en un seminario organizado por Endeavor, a cuyo consejo asesor pertenece, y también para aprovechar de “oxigenarse y recargar baterías”, como ha dicho a sus cercanos. A su vuelta, pretende darse un tiempo para analizar distintas alternativas de emprendimiento.

Pero, según supimos, tiene harto camino avanzado. Junto a Gonzalo Cubillos, con quien participó como socio en el grupo de inversionistas en la puesta en marcha de la cadena de cafeterías Starbucks, está en proceso de montar una oficina propia y desde ahí iniciar su aventura empresarial. La antesala de ésta es su incursión en el negocio inmobiliario, que hasta ahora se ha reflejado en la construcción de un par de proyectos residenciales en Santiago. ¿Y después? Por lo que se sabe, Novoa se dará unos seis meses para decidir.