La universidad de Minnesota dio un paso importante en la producción de petróleo renovable. La tecnología, todavía en una fase preliminar, utiliza bacterias que fi jan el CO2 en la luz solar y lo convierte en azúcares, las que luego alimentan a otras bacterias que producen hidrocarburos. Al usar como insumo el CO2 de la atmósfera, esta tecnología no sólo mitiga el calentamiento global, sino que reduce signifi cativamente los costos asociados a la producción de combustibles.

 

  • 20 abril, 2011

La universidad de Minnesota dio un paso importante en la producción de petróleo renovable. La tecnología, todavía en una fase preliminar, utiliza bacterias que fi jan el CO2 en la luz solar y lo convierte en azúcares, las que luego alimentan a otras bacterias que producen hidrocarburos. Al usar como insumo el CO2 de la atmósfera, esta tecnología no sólo mitiga el calentamiento global, sino que reduce signifi cativamente los costos asociados a la producción de combustibles.

 

Por Edmundo Claro
Director Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales.

La universidad de Minnesota dio un paso importante en la producción de petróleo renovable. La tecnología, todavía en una fase preliminar, utiliza bacterias que fi jan el CO2 en la luz solar y lo convierte en azúcares, las que luego alimentan a otras bacterias que producen hidrocarburos. Al usar como insumo el CO2 de la atmósfera, esta tecnología no sólo mitiga el calentamiento global, sino que reduce signifi cativamente los costos asociados a la producción de combustibles.

Apuntes verdes

La aseguradora Aviva, del Reino Unido, desarrolló pólizas específicas para cubrir los riesgos de los nuevos modelos de negocios asociados al mercado bajo en carbono.

Científicos de la Universidad de Cornell cuestionaron los beneficios del gas de esquisto, ya que su explotación emite más gases de efecto invernadero que la extracción de carbón.

Nokia está desarrollando el teléfono móvil E-Cu, el que será cargado por el calor generado por el cuerpo de su usuario.

Londres proyecta que sus famosos taxis negros sustituyan los motores a combustión por propulsores eléctricos, los que reducirían sus emisiones de CO2 casi por completo.

En India, más de 150 mil personas salieron de la oscuridad gracias a la instalación de minicentrales que convierten las cascarillas de arroz desechadas en electricidad.