Excrementos humanos, botellas de oxígeno usadas, carpas rotas, cuerdas, latas y hasta envoltorios de plástico dejaron los escaladores en las laderas de la montaña.

  • 6 junio, 2019

El gobierno de Nepal comenzó la limpieza del monte Everest removiendo hasta ahora unas 11 toneladas de basura y cuatro cadáveres. Los restos, de décadas de antigüedad, fueron encontrados en torno al campamento base de la montaña más alta del mundo, infirmó el diario Times of India.

Según el periódico, las laderas de la montaña de 8.850 metros están llenas de excrementos humanos, botellas de oxígeno usadas, carpas rotas, cuerdas, escaleras, latas y envoltorios de plástico dejados por los montañistas.

Regularmente, la basura, junto a los cuerpos de algunas de las 300 personas que han muerto a lo largo de los años en las laderas del Everest, se entierran bajo la nieve durante el invierno, pero se hacen visibles en verano.

Hasta ahora, ninguno de los cuatro cuerpos encontrados ha sido identificado y no se sabe cuándo murieron.

Este año, Nepal emitió 381 permisos para subir el Everest. Cada una tiene uno costo de 11.000 dólares.