Se calcula que cada año el uso de papel a nivel mundial crece en un 10%, pese a la digitalización. Eso bien lo sabe José Miguel Prieto, el cerebro tras Storbox, empresa de almacenamiento de documentos, que vendió su empresa en 2004 a la multinacional IronMountain. Después de 7 años alejado del rubro, Prieto contraataca: esta vez con Megaarchivos, en la que comparte sociedad con Luis Felipe Lehuedé G., el ex gerente general y socio de Glasstech (en la foto) y Juan Carlos Eyzaguirre, director de varias empresas del grupo Matte.
En las antiguas instalaciones de Cerámicas Cordillera –e incluso con compañía de bomberos propia para prevenir cualquier accidente- Megaarchivos almacena, gestiona y digitaliza documentación corporativa. Con una inversión de 10 millones de dólares, pretenden de aquí a fin de año almacenar 400 mil cajas. ¿Qué guardan? De todo, desde información contable y discos de respaldo hasta cheques y otros documentos bancarios. E incluso ofrecen a sus clientes el servicio de destrucción de documentos, previa revisión y auditoría.
“Aquí no sólo guardamos documentación. El cliente por ejemplo puede pedir una caja de archivos y se la mandamos a la oficina o bien le enviamos por mail la información que necesite”, explica Prieto.
En menos de 6 meses de funcionamiento, Megaarchivos ha logrado ganarse un espacio en un mercado, a juicio de sus socios, muy concentrado. Entre sus clientes ya figuran empresas como LAN, Servipag y Banco Internacional.

  • 21 octubre, 2011

 

Se calcula que cada año el uso de papel a nivel mundial crece en un 10%, pese a la digitalización. Eso bien lo sabe José Miguel Prieto, el cerebro tras Storbox, empresa de almacenamiento de documentos, que vendió su empresa en 2004 a la multinacional IronMountain. Después de 7 años alejado del rubro, Prieto contraataca: esta vez con Megaarchivos, en la que comparte sociedad con Luis Felipe Lehuedé G., el ex gerente general y socio de Glasstech (en la foto) y Juan Carlos Eyzaguirre, director de varias empresas del grupo Matte.

En las antiguas instalaciones de Cerámicas Cordillera –e incluso con compañía de bomberos propia para prevenir cualquier accidente- Megaarchivos almacena, gestiona y digitaliza documentación corporativa. Con una inversión de 10 millones de dólares, pretenden de aquí a fin de año almacenar 400 mil cajas. ¿Qué guardan? De todo, desde información contable y discos de respaldo hasta cheques y otros documentos bancarios. E incluso ofrecen a sus clientes el servicio de destrucción de documentos, previa revisión y auditoría.
“Aquí no sólo guardamos documentación. El cliente por ejemplo puede pedir una caja de archivos y se la mandamos a la oficina o bien le enviamos por mail la información que necesite”, explica Prieto.

En menos de 6 meses de funcionamiento, Megaarchivos ha logrado ganarse un espacio en un mercado, a juicio de sus socios, muy concentrado. Entre sus clientes ya figuran empresas como LAN, Servipag y Banco Internacional.