Por María Teresa Herreros, desde Londres.

  • 19 agosto, 2019

La Tate Modern Gallery de Londres está sorprendiendo este verano con una importante retrospectiva de Natalia Goncharova (1881-1962), líder de la vanguardia artística rusa de la primera mitad del siglo pasado.

Calificada como “una fascinante resurrección del genio de Goncharova”, es la primera exposición de esta artista en el Reino Unido y da a conocer numerosas obras de su primera época en Moscú, además de las más famosas de sus versátiles estilos vinculados con el cubismo, primitivismo, futurismo, rayonismo.

Cyclist 1913. State Russian Museum. © ADAGP, Paris and DACS, London 2019.

Son más de 200 piezas ubicadas en 10 grandes salas, entre ellas, cerca de 160 préstamos internacionales que rara vez viajan, incluidas las de la Galería Estatal Tretyakov de Rusia, que alberga la mayor colección de obras de Goncharova en el mundo. Comenzando por su célebre “Autorretrato con lirios amarillos” (1907-1908), donde se pinta sonriendo cándida a sí misma y al observador,  instalada delante de una pared donde cuelgan sus propias pinturas, con un triunfante ramo de lirios recién cortados. Tiene 26 años y comienza a brillar como una naciente estrella de la vanguardia rusa.

Goncharova abordó inicialmente temas del folclore ruso, como el colorido retrato “Mujer campesina de la provincia de Tula” (1910), también la escena “Campesinos recogiendo manzanas” (1911). Esta última marca una desviación del realismo de sus primeras pinturas. Las rutinas diarias de los trabajos agrícolas se representan utilizando las convenciones del arte antiguo y monumental, tales como posturas frontales rígidas, formas angulares y colores audaces. Las caras enmascaradas de los recolectores de manzana están relacionadas con figuras de piedra hechas por los escitas, un antiguo pueblo nómada.

Ornamental design with birds and flowers 1925-1929. State Tretyakov Gallery, Moscow. © ADAGP, Paris and DACS, London 2019.

La tradición de la pintura religiosa piadosa –el ícono– es fundamental para el desarrollo del arte ruso. Cuando ella produjo su propio acercamiento a la imaginería religiosa, sabía que se estaba involucrando con el corazón de esa cultura.

En la sexta sala, dedicada a su pintura religiosa, se incluye “Los cuatro Evangelistas” (1911), que las autoridades censoras de San Petersburgo retiraron de la exhibición de 1914. También fue censurada por la Iglesia y el Estado, que se negó a reconocer que una mujer tenía derecho a crear obras similares a retablos. En esta sala están “Cristo el Salvador” (1910-1911) y “Madre de Dios” (1911).

En la octava sala, titulada Modernismo, destacan, “Lino”, “Aeroplano sobre un tren” y “Ciclista”, tres de sus pinturas más conocidas, todas de 1913. Esta última permanece como uno de los trabajos más icónicos de Goncharova. Pintado en estilo futurista, enfatiza movimiento, velocidad, frente al bullicio de una calle de la ciudad.

Peasant Woman from Tula Province 1910. State Tretyakov Gallery, Moscow. © ADAGP, Paris and DACS, London 2019

Siempre ha tomado largo tiempo para que muchas mujeres artistas obtengan el reconocimiento que se merecen, pero hasta cierto punto Natalia Goncharova es la excepción. Fue una de las primeras mujeres en convertirse en una figura líder, reconocida como tal por sus colegas masculinos innovadores. Junto con su compañero Mikhail Larionov dominó la escena artística rusa de la primera mitad de la década de 1910, encabezando los desarrollos creativos que apuntalaron los logros de la heroica vanguardia rusa: desafiar al establishment y las convenciones pictóricas, y la producción de obras poderosas e innovadoras que siguen deleitando y asombrando.

Peasants Picking Apples 1911. State Tretyakov Gallery, Moscow. © ADAGP, Paris and DACS, London 2019

Su producción fue prodigiosa. En 1913, provocando a sus censores, mostró en medio de Moscú más de 800 obras en su exposición individual, la primera exhibición pública de una mujer en Rusia. Vivió primero en Rusia, luego en Francia, fue pintora, grabadora, ilustradora y diseñadora de moda, así como escenógrafa y diseñadora de vestuario para los Ballets Russes de Sergei Diaghilev.

Natalia Sergéyevna Goncharova nació en la provincia de Tula (Rusia) el 4 de junio de 1881. De padres de linaje noble, estudió artes en la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú, donde conoció a su pareja de toda la vida, Mikhail Larionov. Vivió en Moscú hasta 1921, fecha en que se mudó a ParÍs. Ese mismo año expuso en el Salon d’Automne. Debido a la Revolución de Octubre de Rusia y el comienzo de la Primera Guerra, no pudo retornar y permaneció en Francia por el resto de su vida. Allí diseñó vestuarios y escenarios para los Ballets Russes. Entre 1922 y 1926,creó diseños para casas de moda de París.En 1938 obtuvo la nacionalidad francesa. Murió el 17 de octubre de 1962, a la edad de 81 años.

Cyclist 1913. State Russian Museum. © ADAGP, Paris and DACS, London 2019.