Así se titula el libro que recopila veinte años de trabajo de la artista nacional. Editado por Marcela Fuentealba, la publicación además de un importante catálogo de imágenes, contiene textos de sus entrañables amigos, los escritores Roberto Merino y Matías Rivas, y de la propia Babarovic (52). El estero Marga Marga, casas, piscinas, patios vacíos, […]

  • 6 diciembre, 2018

Así se titula el libro que recopila veinte años de trabajo de la artista nacional. Editado por Marcela Fuentealba, la publicación además de un importante catálogo de imágenes, contiene textos de sus entrañables amigos, los escritores Roberto Merino y Matías Rivas, y de la propia Babarovic (52). El estero Marga Marga, casas, piscinas, patios vacíos, escenas cotidianas, postales, personajes difusos, autorretratos y estrellas de rock, son elementos presentes en la obra de la artista.    

La edición tiene 114 páginas que se dividen en Inicios, Paisajes, Retratos y autorretratos, Performances, Escenas, Realismo y Cuatro Colores. Arranca con Merino describiendo los inicios de la artista, cuando entró a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile y aprendió directamente de profesores como Adolfo Couve y Gonzalo Díaz, del cual fue ayudante. Desde esos años comenzó a interpretar los paisajes que la rodeaban y al mismo tiempo habitó en sus pinturas “el mundo del taller”. Continúa Babarovic con un texto originalmente publicado en la revista  Pensamiento y Cultura, UDP (2009), donde recorre la historia del arte, desde las pinturas rupestres en adelante, deteniéndose en sus principales referentes: “En ese arte de los orígenes se ve, mucho más claramente que en el arte contemporáneo, que el poder de la imagen procede de su capacidad de construir la realidad más que de representarla”. Desde ahí pasa a otros temas como la importancia del taller en el oficio del artista, la fotografía y el psicoanálisis. 

Más adelante, Matías Rivas escribe: “Su método consiste en perseverar en una obsesión hasta abandonarla por cansancio. Luego, encuentra una nueva corriente para su deseo, y sus anteriores tópicos quedan relegados hasta que vuelven en calidad de epifanías”. Marcela Fuentealba, por su parte, analiza las distintas obras y sus significados posibles. Vuelve Merino: “Los personajes de las pinturas de Natalia Babarovic están al borde de la desaparición. No solo porque no hay realidad  alguna de la que hacerlos tributarios, si se puede llamar realidad a un recorte de una revista de la que no se guardaron referencias, o el pantallazo de un computador o un sueño no del todo recordado. No solo porque “nadie se conoce y nadie los conoce a ellos”.  

El libro continúa con Cuatro Colores de la pintora, una conversación entre Babarovic y el artista Francisco Morales, y cierra con una completa cronología de sus pasos académicos y sus exposiciones. 

Lanzamiento Nadie se conoce (1998-2018)jueves 13 de diciembre: presentan Federico Galende y Guillermo Machuca a las 19.30 horas en galería D21.

Nueva de Lyon 19, departamento 21.

En librerías a partir del 15 de diciembre y venta directa en www.saposcat.cl

Precio de referencia $35.000.