La industria de la música sufrió un duro golpe y casi muere por culpa de Internet. La proliferación del formato MP3 permitió que la red se convirtiera en la discoteca más perfecta del universo, donde básicamente cualquier canción o álbum está a la distancia de un click (o de un torrent para ser más exactos). […]

  • 20 agosto, 2012

La industria de la música sufrió un duro golpe y casi muere por culpa de Internet. La proliferación del formato MP3 permitió que la red se convirtiera en la discoteca más perfecta del universo, donde básicamente cualquier canción o álbum está a la distancia de un click (o de un torrent para ser más exactos). En los últimos años tanto el aumento de ventas de discos digitales como el regreso del formato vinilo asomaron como buenas noticias, pero lo cierto es que ambas tendencias no solucionaban el mayor problema de la industria: a esta altura la mayoría de las personas no está dispuesta a pagar por un disco.

Pues bien, la propia tecnología, de la mano del “streaming”, parece estar encargándose de la situación. El “streaming” no es otra cosa que la transmisión de música por medio de Internet y sin posibilidad de almacenarla. Así, servicios basados en esta tecnología como Pandora o Spotify han crecido de una manera importante ya que no sólo ofrecen música al instante sino que además aprenden de los gustos de los usuarios.

A ellos hay que sumarles YouTube, que la mayor cantidad de gente utiliza para escuchar y ver videos musicales. Además, estos servicios son gratis para el usuario y son las empresas las que pagan a los sellos los derechos de las canciones (ellas obtienen ganancias por medio de la publicidad que va entre canción y canción o derechamente por suscripciones mensuales para los auditores que no quieren escuchar tandas comerciales).

No por nada Warner Music Group acaba de anunciar que el nicho de “streaming” ha tenido un crecimiento tan explosivo que actualmente constituye un 25% del total de los ingresos provenientes de distribución digital (algo así como 54 millones de dólares). Y es tal el optimismo que ya se habla del “Efecto Spotify”, en cuanto a que la aplicación (que lamentablemente no corre en Chile) está educando a una nueva generación de melómanos sobre el uso correcto del contenido digital.

 

__________________________________________________________________________________________

Google contra los piratas    

Malas noticias para los sitios que no respetan los derechos intelectuales. A contar de la próxima semana el algoritmo que alimenta a Google empezará a notar cuántas veces a un sitio le han pedido que remueva contenido porque no les pertenece. Y mientras más “llamados de atención tenga”  más abajo aparecerá en las búsquedas. La decisión no sólo es una medida contra la piratería sino que también una respuesta a la enorme cantidad de personas que se quejan de que sus contenidos (fotos, videos, textos) están en sitios que no deberían.

 

__________________________________________________________________________________________

LINKS

soundgecko.com:  Este sitio convierte cualquier artículo de Internet en un archivo de MP3 donde el contenido es “leído”. Por ahora sólo está en inglés pero vale la pena. De hecho, si no tiene tiempo para entrar a la página puede mandar el artículo a un mail y recibirá el archivo.

www.vizify.com: Todo un chiche para los adictos a las redes sociales. Lo que hace es tomar nuestra información de Twitter, Facebook, LinkedIn y Foursquare y producir gráficos que hacen una suerte de perfil con toda esa información. Ideal para los amantes de la visualización de datos.

www.duckduckgoog.com: Hace cerca de un año nació DuckDuckgoog, dirigido a hacer búsquedas más “sociales”, con menos Spam y más contenido 2.0. ¿El problema? No incluía los resultados de Google. Pues bien, ahora el tema está resuelto. Un hit.

 

__________________________________________________________________________________________

FUTURO

Jardines de luz.  Este prototipo de Bocci, llamado Chandelier Serie 38, permite que dentro de esferas  transparentes y livianas puedan crecer plantas. Por ahora sólo son un prototipo, pero se ven bastante bien y con mucho estilo.