Según datos del IPSA en 2019 la presencia femenina en los gobiernos corporativos de las empresas listadas en este índice subió de un 6,2% a un 9,2%. Con todo, la mayoría de estas compañías solo tiene a una mujer en su mesa directiva. ¿Qué sucede cuando esta proporción sube? A mayor presencia femenina en los directorios tienden a cambiar sus comportamientos y reenfocar sus prioridades.

Por Alex Timmermann

  • 9 enero, 2020

Cuando hay mayor diversidad, entendiéndose por esta la capacidad de valorar distintas miradas, en los directorios de empresas hay cosas que cambian. Esta es la principal conclusión de la séptima encuesta realizada por la consultora de gobiernos corporativos tomate y que en esta ocasión puso el acento en la participación femenina.

Temas como la valoración del respeto por las formas y la inclusión de diversos gerentes en las reuniones se hacen más importantes. Asimismo, influyen en una mayor preocupación de la mesa en tópicos relevantes para la sociedad actual, como la ciberseguridad, la sustentabilidad y por la reputación de la empresa.

“Cuando solo una mujer participa de estas instancias empresariales tiende a asimilarse a sus pares hombres para poder sobrevivir en el directorio. De ahí que en muchos casos deben resaltar más sus características más masculinas, pero cuando son 2 o 3 y aumenta la masa crítica de mujeres, entonces pueden establecer una mirada con un tono más “femenino”, lo que permite que otros aspectos tomen mayor relevancia”, explica el socio fundador de la consultora tomate, Sergio Guzmán, respecto de las conclusiones del estudio que abarca más de 600 respuestas de diferentes empresas.

Las empresas que destacan en la participación de mujeres son Colbún, Banco Santander y Falabella, las cuales cuentan con al menos dos directoras. Esto se refleja también en la forma en que funciona el directorio, la forma en que se manejan las crisis y la importancia de refrescar la visión y la misión de la empresa, ya que según Guzmán las mujeres propenden al encuentro social en sus ambientes de trabajo.

La directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda, sostiene que esta generación es la que tiene la mayor de cantidad de mujeres preparadas y con disposición para tomar altos cargos. Sepúlveda agrega que hay un amplio número de candidatas que quieren estar y que tienen la capacidad y voluntad de participar en gobiernos corporativos. “Estamos en los tiempos para evolucionar y abrirse a los beneficios que trae la diversidad”, asegura la directora ejecutiva y que agrega que “es muy relevante que entren otros perfiles a las compañías, que permitan una mayor conexión con la sociedad”. Con todo, explica que aún queda un largo camino por recorrer, mencionando que en el estudio rrealizado por elWorld Forum Economic -llamado Global Gender Gap- publicado a fines del 2019, Chile se encuentra en el puesto 57 de 153 n esta materia, mientras que respecto a la participación económica de la mujer, el país cae al puesto 111.

Para contribuir a disminuir la brecha femenina en los gobiernos corporativos, el Ministerio de la Mujer y la Equidad publicó en marzo del 2019 un listado de 130 mujeres con características y pergaminos para ocupar estos sillones. Alejandra Sepúlveda asegura que se trata de “un ejercicio valioso, porque muestra que hay muchas mujeres que quieren participar”. Especialmente porque, según el informe Tomate, una de las características de los directorios que cuentan con presencia de mujeres es que son más exigentes y disminuyen las posibilidades de fraude o corrupción por una mayor preocupación por la ética y el complimiento de las normativas.