La campaña, que comenzó como una idea improvisada, ya tiene un listado de 120 hospitales que se han inscrito para recibir donaciones. Hasta ahora son 4.000 personas las que han recibido chocolates. “Es una sana distracción que genera una expectativa y es una muestra de agradecimiento”, dice el gerente general, Nicolás Gutiérrez.

  • 22 mayo, 2020

Nació como un hecho aislado que postearon en sus redes sociales y que, dado el efecto, decidieron mantener. El 24 de marzo, la chocolatería Moulie para “endulzar el día” de funcionarios del Hospital Clínico de la Universidad Católica en Marcoleta, llevó 700 unidades de chocolate al recinto de manera improvisada. El agradecimiento a través de mensajes en redes sociales y la sorpresa de quienes recibieron este regalo produjo un boom de solicitudes, que hoy suman 120 establecimientos de salud. Para organizarlo, Moulie creó un sistema de inscripción y votación en las redes para los seguidores de la marca elijan a qué hospital se le enviarán chocolates cada vez.

Hasta el momento han entregado 140 kilos, los que han sido distribuidos a 4.000 funcionarios, entre médicos, enfermeros, tecnólogos médicos, personal de aseo y otros. “Nuestra idea es llegar a 6.000 más, totalizando 10.000 funcionarios de la salud, es decir, 350 kilos de chocolate”, dice el gerente general de la empresa, Nicolás Gutiérrez.

Tras el inicio de la campaña en Instagram, que comenzó este jueves, las veinte solicitudes que recibían al día se cuadriplicaron. Entre los hospitales que ya han recibido el regalo se encuentran el Barros Luco; La Florida, la fundación Cottolengo – que acoge a personas con discapacidad intelectual-, el hospital Luis Tisné de Peñalolén y el Padre Hurtado de San Ramón.

“Es una sana distracción que genera una expectativa y es una muestra de agradecimiento”, dice Gutiérrez. “Nosotros tenemos un producto que puede servir para alegrar, que es la consigna de la campaña, al personal de la salud”.

El salto al e-commerce

Tras acoger a 26 de sus 85 trabajadores a la Ley de Protección del Empleo, Moulie instauró un sistema de venta en línea propio que tiene como centro de despacho la tienda de Luis Pasteur que funciona solo para este fin. Los otros nueve locales se mantienen cerrados. “Nos ha ido súper bien con el e-commerce. Se nos había ido la venta a cero justo cuando venía Pascua de Resurrección. Pero alcanzamos a montar el carrito de compras en la página web y logramos ventas muy parecidas a las del año pasado con las tiendas abiertas”, dice Gutiérrez.

En cuanto al futuro, Moulie se encuentra implementando un programa de capacitaciones para tener vendedores tipo sommelier. «La idea es lograr una experiencia única en nuestros locales», añade.