El vehículo motorizado más vendido en nuestro país acaba de estrenar su última evolución con el difícil desafío de seguir liderando el extremadamente competitivo mundo de las pick ups medianas, que encuentran su gran mercado en las flotas.

  • 12 abril, 2019

Un producto con un ciclo muy largo y exitoso resultó la última de las generaciones de la casi venerable Mitsubishi L200. Producto más que estratégico para la marca, en nuestro país representada por SK Bergé, se ha convertido por años no solo en la camioneta líder en ventas, sino en el vehículo que a nivel Chile más unidades coloca.

Con un éxito evidente basado en sus cualidades de fiabilidad y robustez, la Mitsubishi L200 supo dominar el atractivo mercado de flotas de trabajo, especialmente en usos tan intensivos como el sector minero o forestal. Ahí, donde su competencia sufría ante las severas condiciones de operación, la L200 se ganaba un espacio en el corazón de la gente en la faena. Producto fiel y noble supo convertirse en una apuesta segura cuando se requiere una pick up que cumple en cualquier condición, lo que evidentemente también permeó al mercado personal, atrayendo a personas aventureras y Pymes.

Ahora, tras largos años liderando, llega su nueva generación, cuya estética marca importantes diferencia, pero que promete cumplir con las mismas cualidades que la llevaron a su espacio de liderazgo.

Lo más llamativo de su nueva estética es a todas luces su nuevo frontal, que fusiona elementos cromados con los nuevos focos y neblineros bajos. Moderno, sutilmente agresivo y estilizado, se complementa con el resto de su estética bastante robusta, que sigue la línea de su antecesora.

El gerente general de Mitsubishi Motors Chile, Gustavo Torrens, afirmó que “estamos muy contentos de presentar el renovado diseño de este emblemático modelo para nuestra marca. La nueva L200 hereda el prestigio y ADN de sus anteriores modelos, incorporando el nuevo concepto de diseño de Mitsubishi a nivel global, el que combinado con notables mejoras en la durabilidad, confiabilidad y comodidad, configuran un excelente producto, que estamos seguros nos permitirá mantener el liderazgo que en los últimos años ha logrado la pick-up en Chile”.

En la motorización utiliza un bloque motriz turbodiésel de 2.442 cc, que puede desarrollar hasta 152 caballos de fuerza, con un torque (magnitud que describe su “fuerza”) de 350 Nm. Disponible en variantes con doble cabina y tracción trasera o 4×4, sigue siendo un vehículo robusto, pero dinámico y versátil. En su transmisión utiliza una solución mecánica de seis velocidades con caja de transferencia (que conecta la tracción total), de manera electrónica.

Esta nueva generación transita, entre ocho versiones, mismo número que el modelo anterior, con las variantes Work, Katana y Dakar.

Los nuevos modelos L200 4WD están equipados con Super-Select o Easy-Select 4WD que prometen mejor desempeño todoterreno. Modos de conducción Off-road con configuraciones de GRAVA, BARRO/NIEVE, ARENA y ROCA integra potencia, transmisión y frenado del motor para regular el deslizamiento de las ruedas y, por lo tanto, maximizar el rendimiento todoterreno y de autoextracción en barro o nieve, con sistema de control de descenso, para mayor seguridad.

Sus niveles más altos de equipamiento se ponen en línea con las últimas tendencias y en materia de precio entran en $12.490.000 en la Work CR 4×2; hasta $20.490.000 en la Dakar CRS HP MT 4×4 y $21.490.000 para la Dakar CRS HP AT 4×4.

#CapitalMotor

¿Te gustaría recibir este tipo de contenido en tu correo? Recibe cada viernes, nuevos modelos y reseñas de lo mejor en motores suscribiéndote gratuitamente aquí.