Eso de que por las venas de Capital corre sangre verde no es sólo un decir. Lo anunciamos en agosto pasado, cuando publicamos nuestra edición Superverde, y hoy podemos afirmar con todas sus letras que la misión se cumplió. Hace poco, recibimos el certificado oficial que acredita la neutralización de la huella de carbono de ese número verde, luego de varios meses de trabajo en conjunto con Santiago Climate Exchange (SCX), la primera bolsa climática de Latinoamérica.

  • 25 enero, 2011

Eso de que por las venas de Capital corre sangre verde no es sólo un decir. Lo anunciamos en agosto pasado, cuando publicamos nuestra edición Superverde, y hoy podemos afirmar con todas sus letras que la misión se cumplió. Hace poco, recibimos el certificado oficial que acredita la neutralización de la huella de carbono de ese número verde, luego de varios meses de trabajo en conjunto con Santiago Climate Exchange (SCX), la primera bolsa climática de Latinoamérica.

Así, nos transformamos en una de las primeras revistas del mundo en encarar un reto de esta naturaleza, como parte de la importancia y compromiso que año a año asignamos a los temas medioambientales y de sustentabilidad. De paso, vivimos en primera persona un proceso que ya es tendencia obligada en las empresas; sobre todo, entre las que envían sus productos al extranjero.

A quienes todavía no están familiarizados con el asunto, les contamos que la huella de carbono es una medida que determina el total de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas en el proceso de producción de un bien o servicio. Lo que las empresas hacen hoy es neutralizar esa contaminación modificando sus procesos productivos o compensando su efecto por medio de la compra de bonos de carbono: un certificado que acredita que la firma disminuyó en tal cantidad sus emisiones.

Pero nuestro desafío no termina ahí. Lo que viene ahora es continuar con nuestro trabajo de crear conciencia entre nuestros lectores sobre la importancia del aspecto ambiental en el diario vivir. En nuestras ediciones continuaremos desplegando esta sección verde, y a mediados de año publicaremos otro número que analizará las últimas tendencias y el trabajo que las empresas aplican a estas materias. En suma, ser verdes para siempre.