Por $10 dólares al mes, Mindwell ofrece monólogos hipnóticos, diseñados para promover la paz tanto en el sueño como en la conciliación de éste. La aplicación se une a varias otras que reinventan la meditación en la era digital: Calm ofrece técnicas de relajación y atención plena a pedido; Headspace, con sus ejercicios de respiración […]

  • 24 junio, 2019

Por $10 dólares al mes, Mindwell ofrece monólogos hipnóticos, diseñados para promover la paz tanto en el sueño como en la conciliación de éste.

La aplicación se une a varias otras que reinventan la meditación en la era digital: Calm ofrece técnicas de relajación y atención plena a pedido; Headspace, con sus ejercicios de respiración guiados, ofrece una serenidad zen por el precio de un Uber. Mindwell también hace todas esas cosas, pero con al menos una idea nueva: sus grabaciones utilizan los métodos de fusión de cerebro de ASMR.

La ASMR, o respuesta meridiana sensorial autónoma, se ha vuelto cada vez más famosa. Hay millones de videos creados para alentar el “orgasmo cerebral” que pueden surgir al escuchar susurros suaves o al ver a las personas tocar objetos blandos. La columna vertebral se estremece, los vellos de los brazos se ponen en atención, y la mente comienza a sentirse deliciosamente caída, como si nadara en una tina caliente. En YouTube, estos videos han crecido hasta constituir un género completo, que va desde lo mundano (como cepillarse el cabello) hasta lo extraño (personas que comen barras de pegamento). ¿Cómo estos videos producen una sensación agradable de hormigueo? Aún no se sabe, pero se han convertido en un fenómeno.

Donde hay seguidores, por supuesto, hay un mercado. Las empresas ahora están acudiendo en masa para capitalizar la locura de ASMR. Mindwell no es el primero: una aplicación anterior llamada Tingles pretendía ser la Twitch de ASMR. (La versión básica es gratuita, mientras que el contenido “premium” cuesta US$10 al mes.) El ASMR de Seda ofrece 300 paisajes sonoros relajantes, que van desde “arrugado” hasta “sonidos de aseo”, algunos de los cuales se pueden comprar por US$1. Pídale a Alexa que “toque ASMR” y encontrará que algunas personas incluso han desarrollado habilidades de Alexa para transmitir susurros suaves a través de su altavoz inteligente.

“Observe lo suave que se siente su almohada contra su cabeza”, susurró la voz, desde mi iPhone, de una manera que me recordó a tener mi cabello acariciado. “Estás listo para relajarte. Nada es urgente. Todo puede esperar”, dice una de las meditaciones de Mindwell para conciliar el sueño.

Para leer la nota completa, ingresa aquí.