-Qué significa para el país la visita del Papa? -Pienso que es una muestra de aprecio y valoración del camino que hemos recorrido. Es también un momento que puede ser muy significativo para las chilenas y chilenos, que nos ayudará a mirarnos como sociedad, a reflexionar sobre nuestro presente y futuro. Me siento muy honrada […]

  • 4 enero, 2018

-Qué significa para el país la visita del Papa?

-Pienso que es una muestra de aprecio y valoración del camino que hemos recorrido. Es también un momento que puede ser muy significativo para las chilenas y chilenos, que nos ayudará a mirarnos como sociedad, a reflexionar sobre nuestro presente y futuro. Me siento muy honrada por esta visita.

Con el Papa Francisco compartimos una serie de preocupaciones: por quienes han tenido menos oportunidades; por el fenómeno de la migración y la situación de quienes migran; así como por la protección del medio ambiente y sus desafíos. Por lo tanto, esta visita significa también una oportunidad para dialogar sobre estas materias y profundizar los lazos que hemos estrechado en temas tan importantes como los que le mencionaba recién.

-¿Cómo la recibe?

-Con mucho entusiasmo. Desde el comienzo hemos estado muy contentos por el hecho de que el Sumo Pontífice venga a encontrase con los chilenos católicos, pero también con todos aquellos que ven en su mensaje un camino de humanización.

Es un gran honor recibir al Papa que ha invitado a la Iglesia a ser “una Iglesia pobre para los pobres”. Me parece además que eso no es sólo un eslogan, sino que Francisco está concentrado en esta tarea y pendiente de los temas que hoy oprimen a la humanidad, que la hacen menos libre y menos solidaria, y que van más allá de una dimensión religiosa.

-¿Qué espera de ella?

-Espero que contribuya a generar un clima de mayor unidad entre las chilenas y chilenos, pero una unidad genuina, que sea el resultado de mirarnos a nosotros mismos como sociedad y hacernos cargo de los desafíos que nos permitirán seguir avanzando hacia un país más equitativo e inclusivo. ​