La economía China ha empezado a generar alertas a raíz de su sobrecalentado mercado bursátil. La bolsa china se ha revalorizado más de un 60% en lo que va del año, registrando rentabilidades que por momentos generan desconfianza por lo disparadas en relación a los mercados de Estados Unidos, Reino Unido o Alemania. El ex […]

  • 29 junio, 2007

La economía China ha empezado a generar alertas a raíz de su sobrecalentado mercado bursátil. La bolsa china se ha revalorizado más de un 60% en lo que va del año, registrando rentabilidades que por momentos generan desconfianza por lo disparadas en relación a los mercados de Estados Unidos, Reino Unido o Alemania. El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, calificó incluso la situación de “insostenible” y el gobierno chino ha intentado enfriar el mercado con medidas fiscales.

Ante este escenario, los inversionistas han comenzado a desconfiar, reduciendo su exposición en este mercado. En la primera semana de junio sacaron de la bolsa china más de 1.100 millones de dólares y en el conjunto de las bolsas emergentes de Asia, la cifra superó los 1.400 millones de dólares, lo que supone la tercera mayor salida semanal de los últimos años.

Pero lo que sale por un lado entra por otro y aquí es donde América latina comienza a brillar, ya que sus bolsas se están ganando a pulso la confianza. Los mercados más atractivos son los de Brasil y México. El Bovespa de la bolsa brasileña ha ganado más de 15% en lo que va de año, el principal indicador de la bolsa mexicana registra un 17% y el IPSA chileno más de un 20%. Una encuesta de Merril Lynch entre gestores de fondos que invierten en mercados emergentes indicó que para el 81% el país preferido era Brasil, cuyo mercado de valores se convirtió a principios de junio en el primero de América latina en superar los mil millones de dólares.

La importancia de estas rentabilidades se hace patente si se observa la evolución de las principales bolsas mundiales. Al cierre de esta edicación, el Dow Jones de Nueva York había subido en el actual ejercicio poco más de 7%, el Ftse de Londres un 4%, el Cac 40 de París un 6,5% y el Dax de Frankfurt –el que más ha subido– un 15%. En Asia, el Nikkei de Japón obtenía una exigua rentabilidad del 3,20%.

Lo mejor de todo es que las cifras indican que no se trata solo de un buen momento coyuntural. La región lleva 18 trimestres de crecimiento sostenido, tal vez el ciclo de crecimiento más importante de las últimas décadas.