Siguen cortadas las relaciones entre Franco Parisi y Marco Enríquez-Ominami. Luego de que MEO tratara de mentiroso al mediático economista, no han vuelto a hablar ni a pensar en un camino político conjunto. Es más, Parisi ya armó su equipo de campaña con miras a posicionarse en las encuestas antes de junio y a seducir a los desencantados de los dos grandes bloques políticos.

  • 29 febrero, 2012

Siguen cortadas las relaciones entre Franco Parisi y Marco Enríquez-Ominami. Luego de que MEO tratara de mentiroso al mediático economista, no han vuelto a hablar ni a pensar en un camino político conjunto. Es más, Parisi ya armó su equipo de campaña con miras a posicionarse en las encuestas antes de junio y a seducir a los desencantados de los dos grandes bloques políticos.

En enero de este año Parisi –un economista de centroderecha de la Universidad de Chile- se proclamó precandidato presidencial y sostuvo que tenía un acuerdo con Enríquez-Ominami para competir en elecciones primarias, lo cual fue tajantemente desmentido por el líder del Pro.

Tras ello, Parisi decidió correr solo y concentrarse en su campaña, que comenzará con fuerza en marzo a través de una marcada presencia en las redes sociales; sobre todo, con miras a penetrar entre los desconocidos nuevos votantes que trajo la ley de inscripción automática y voto voluntario.

Con él ya están trabajando en la campaña el ex superintendente de Salud de Piñera, el médico y experto en administración de salud Vito Sciaraffia, además de los economistas Mario Morales y Dino Villegas y la periodista Claudia Kelly.