• 23 marzo, 2007

 

Fuerte mejoría en la confianza de los empresarios se verificó antes de conocerse las medidas de Chile Invierte. Está por verse cuánto y cómo impactará este plan.

 

El Indice de Confianza Empresarial que calcula la Universidad del Desarrollo mostró un fuerte repunte al pasar de 3,5 a 11,1 puntos entre febrero y marzo 2007. En este resultado influyó la notable mejoría que experimentaron los sectores Industria y Minería.

La medición de este índice se realizó al menos una semana antes del anuncio hecho por el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, en el cual dio a conocer un tercer plan –Chile Invierte– para fomentar mayores niveles de inversión. Este anuncio tuvo 27 medidas en ocho áreas de actividad, las que van desde el emprendimiento hasta el fomento al sector turístico.

Para contextualizar, es pertinente decir que desde el anuncio hecho el año pasado por la autoridad de Hacienda en el Encuentro Nacional de la Empresa, ENADE 2006, los empresarios mostraron cierto nivel de decepción en el impacto de las medidas, lo que se reflejó en la caída sistemática de la confianza empresarial, pasando de 9,8 puntos en octubre 2006 (fecha de ENADE) a 0,6 en noviembre; 0,8 en diciembre; 4,8 en enero 2007 y 3,5 en febrero.

Esto podría estar en la génesis de este tercer conjunto de medidas para impulsar la confianza de los empresarios diseñado por el ministro Velasco, esta vez con 27 medidas que tienen de todo tipo de plazos y áreas temáticas.

Como sea, el aumento en la confianza que marcó el mes de marzo tiene mucho que ver con el mejoramiento en las expectativas de la situación general del negocio que ven los empresarios en sus respectivas áreas. Ello claramente es un impulso para tener más optimismo, cosa que se puede ver reforzada por los anuncios que dan forma a Chile Invierte.

Sin embargo, la situación general de la economía y las expectativas de precios de los insumos tuvieron un retroceso importante, cosa que coloca una traba adicional para mejorar la confianza.

Dicho todo esto, no es posible dejar fuera del análisis los efectos negativos que ha tenido la puesta en marcha del Plan Transantiago, el cual a nivel de las empresas está generando serios trastornos en los turnos de trabajo de los empleados y por lo tanto, puede agregar un elemento futuro de menor confianza y actividad económica más deprimida.

Por otro lado, la autoridad del Banco Central en su última reunión de Política Monetaria dio una señal importante en cuanto a no subir el tipo rector y además, dejar entre líneas la posibilidad de que en el futuro mediato se produzca algún ajuste a la baja en la tasa de interés, producto de la falta de estímulos a la actividad económica, tanto en la demanda agregada como en la inversión.

En síntesis, los empresarios buscan en las acciones de la autoridad cierto nivel de estabilidad y están muy atentos a los caminos que toma para influir en las decisiones de los agentes económicos. En este sentido, con el Plan Chile Invierte, el ministro Velasco dio un paso claro en la dirección correcta, ya que al menos está mostrando preocupación por mejorar los niveles de inversión y así dar un impulso en las bases del crecimiento económico del país.