Uno de los autos más vendidos en el segmento de sedanes grandes, el Mazda 6, un muy deseable sedán deportivo de cuidado diseño y una performance de conducción acaba de presentar su última evolución que para la marca y su representante en Chile, Derco, es mucho más que un tratamiento estético y lo posiciona como la generación 6,5 del modelo lanzado en 2002.

  • 18 octubre, 2018

Como buen auto japonés, el Mazda 6 se desarrolla mediante una filosofía llamada “human- centered”, donde todo está hecho con un fin y generando esa conexión única llamada “Jinba-ittai”, un concepto algo samurai, respecto a la unión del jinete y caballo, que en este caso sería conductor y Mazda, claro.

Las novedades que ofrece abarcan todos sus principales sistemas como lo mecánico, cambios leves en diseño, tecnologías y equipamiento. Todo comienza con sus motores, que se actualizan con tres motores a gasolina para sus versiones sedán y uno diésel para su variante sport wagon, la opción familiar de la gama.

Un bloque motriz de 2.0 litros, para 154 caballos de fuerza y par motor de 200 Nm, es la primera alternativa. El segundo es de 2.5 litros con 188 caballos de fuerza a 4.500 rpm y un par motor de 252 Nm a las 4.000 rpm. Se incorpora al modelo un nuevo impulsor de 2.5 litros turbocargado para 227 caballos de fuerza y torque de 420 Nm. Puede desconectar selectivamente la explosión de algunos cilindros a cierta velocidad para mejorar su eficiencia. Su variante sport wagon utiliza un motor de 2.2  de ciclo diésel con 188 caballos de fuerza y torque de 450 Nm que alimenta su sistema de tracción inteligente i-ACTIV AWD.

Los cambios en su exterior, bajo la inspiración del diseño KODO ofrece ahora un frontal con parrilla más grande, focos con neblineros integrados, rasgados, en juego con su parachoques frontal. Nuevos conductos de aire, que dirigen el flujo hacia las ruedas delanteras, junto a modificaciones aerodinámicas hacen evolucionar el modelo a un nuevo nivel.

Añade además un nuevo tablero de instrumentos digital con una pantalla TFT de 7 pulgadas, nuevo Head Up Display que proyecta los datos sobre el parabrisas, y monitor con pantalla táctil de alta resolución de 8 pulgadas con el sistema de infoentretenimiento Mazda Connect y visión 360° del vehículo, gracias a sus cuatro cámaras; lo que lo acerca decididamente al segmento premium.

Su seguridad contempla serie seis airbags, frenos ABS, control de estabilidad dinámico (DSC) y G-Vectoring Control (GVC), que integra el motor y el chasis a través de la dirección, mejorando la estabilidad en curva y maximizando la comodidad de los pasajeros. Incluye además tecnologías i-ACTIVESENSE, según versión, con sistema de frenado de emergencia en ciudad delantero y trasero (SCBS), sistema de advertencia de punto ciego y tráfico cruzado, sistema de advertencia de cambio involuntario de pista (LDWS), sistema de advertencia y apoyo para la dirección en caso de pérdida de trayectoria (LKA), sistema de advertencia en caso de cansancio del conductor (DAA) y sistema inteligente de iluminación (ALH). New Mazda6 se ofrece desde $12.790.000.

Renovación en Mazda CX-9

Además la casa japonesa, estrenó nuevo equipo en su SUV grande CX-9, con mejoras en equipamiento como su sistema de infoentretenimiento Mazda Connect con las plataformas Apple Car Play y Android Auto, mientras que en seguridad activa estrenó su sistema de asistencia inteligente de frenado en ciudad (SCBS), también de serie.

Suma además una nueva variante, tope de gama (GTX Plus), con mayor equipo entre los que destaca su cámara 360° que permite ver en todas las direcciones incluídos puntos ciegos. Entra al mercado a un precio de $23.990.000.