Me motivó a ser más intencional en facilitar el camino para otras mujeres, participando activamente en organizaciones que promueven el empoderamiento de la mujer, e invirtiendo más tiempo en mentoría.
Por: Jessica Duarte

  • 6 septiembre, 2019

El Premio Ejecutiva en 2014 fue muy significativo para mí, especialmente porque me dio la posibilidad de dedicar el reconocimiento profesional a mi familia, que tuvieron un rol primordial en facilitar el camino que tomé en el mundo laboral.

También me ayudó a consolidar mi seguridad y confianza, particularmente en relación a mi liderazgo. Esa seguridad es algo que se ha comprobado es una brecha que las mujeres profesionales tenemos respecto de nuestros pares masculinos, y que afecta negativamente el desarrollo de carrera y el éxito profesional. Hoy tengo el privilegio de ser mentora de muchos profesionales jóvenes, y este es un tema al que le pongo particular atención dado el impacto positivo que tuvo elevar el nivel de confianza en mí misma.

En retrospectiva, creo que esa mayor seguridad fue un factor crítico al momento de tomar la decisión de volver a Estados Unidos con mi marido e hijas. Dejar Walmart Chile para volver a Walmart US, no fue sin riesgos, especialmente por lo que implica reinsertarse en el mercado después de 5 años y establecer una propuesta de vida que cubra las necesidades de todo el grupo familiar.

Hace poco cumplí 10 años con Walmart, y desde que volví a la casa matriz hace casi 4, he tenido experiencias diversas y desafiantes. Trabajé en el área de operaciones en desarrollo de nuevos negocios, lo que me permitió participar directamente de la agenda de innovación de la compañía. Luego tomé responsabilidad en desarrollo proveedores y productos para marcas propias en todas las áreas de hogar, buscando oportunidades en distintas partes del mundo para apoyar los requerimientos de calidad y escala de la empresa. Y más recientemente, me hice cargo de la Vicepresidencia de Marcas Propias para Mercaderías Generales. Tengo bajo mi responsabilidad un portafolio que incluye, entre otras, las áreas de vestuario, casa, entretenimiento, y juguetes. Es un negocio complejo por lo diverso de las categorías, y a la vez de gran escala por el tamaño del mercado.

Si tuviera que resumir lo que más me ha servido en mi aventura profesional, creo que hay dos cosas fundamentales. La curiosidad es clave; la capacidad de valorar lo que no es familiar y el interés de absorber y enriquecerse con las experiencias distintas a lo vivido marcan la diferencia al momento de trabajar en otros países. Lo segundo es siempre tener presente a quién impactan las decisiones de carrera. Obviamente impactan mucho a quienes te acompañan, pero en algunos casos también a quienes dejas al momento de partir. Por lo tanto, la evaluación de la oportunidad comprende muchas variables que deben evaluarse de acuerdo a la propia escala de valores y prioridades.

El Premio Ejecutiva 2014 fue un hito importante, que me hizo reflexionar profundamente sobre el ejemplo que quiero ser para mis dos hijas que hoy tienen 10 y 7 años. La mayor, recordando la ceremonia y mi foto en la revista Capital me dijo unos meses atrás “Mami, lo que me gustó de Chile, es que allá eras famosa”…