Rumores de mercado, información de distintas fuentes y seguimiento de los movimientos propios de una industria en desarrollo, nos llevaron en la edición anterior a preguntarnos sobre posibles cambios en la propiedad de Masisa y, en ese marco, sobre un eventual interés del grupo Angelini.

  • 2 abril, 2008

Rumores de mercado, información de distintas fuentes y seguimiento de los movimientos propios de una industria en desarrollo, nos llevaron en la edición anterior a preguntarnos sobre posibles cambios en la propiedad de Masisa y, en ese marco, sobre un eventual interés del grupo Angelini.

Rumores de mercado, información de distintas fuentes y seguimiento de los movimientos propios de una industria en desarrollo, nos llevaron en la edición anterior a preguntarnos sobre posibles cambios en la propiedad de Masisa y, en ese marco, sobre un eventual interés del grupo Angelini.

A la luz de sendas cartas enviadas a Capital por el COO del Grupo Nueva, controlador de Masisa, Carlos Marín, y por el gerente de Asuntos Corporativos de Arauco, Charles Kimber, la respuesta es clara: ni lo uno ni lo otro.

En su misiva, el Grupo Nueva especificó que:

1. Masisa no está en venta y desmentimos rotundamente cualquier información en ese sentido. No existen conversaciones, reuniones ni consultas como las sostenidas en el artículo.

2. El accionista controlador de Masisa es Grupo Nueva, que a su vez tiene a VIVA Trust como dueño. Stephan Schmidheiny no ejerce control alguno sobre Grupo Nueva ni sobre Masisa.

3. La sede de Grupo Nueva está en Santiago. Grupo Nueva no tiene oficinas en San José de Costa Rica.

4. Amanco nunca fue filial de Masisa. Masisa nunca ha participado del negocio de PVC.

A su vez, Arauco informó que “por parte de Arauco, no han existido conversaciones ni reuniones entre ejecutivos de la empresa con representantes de Masisa para abordar el tema referido en la nota. La información no tiene fundamento y las fuentes citadas especulan inadecuadamente respecto de la forma y las instancias que la empresa tiene definidas para llevar adelante sus negocios”.