En un plazo máximo de dos años más, o apenas se vendan los activos de la compañía, la minera San Esteban pagará al Estado los 5 millones de dólares que le debe por el rescate de los 33 mineros, en octubre de 2010.

  • 25 enero, 2012

En un plazo máximo de dos años más, o apenas se vendan los activos de la compañía, la minera San Esteban pagará al Estado los 5 millones de dólares que le debe por el rescate de los 33 mineros, en octubre de 2010.
La junta de acreedores de la firma acordó hace algunas semanas prorrogar por 24 meses el convenio judicial preventivo, para evitar la quiebra de la firma y permitir que esta pueda responder por sus millonarias deudas.

En octubre del año pasado, el CDE y la síndico de la minera, Loreto Ried, llegaron a una acuerdo que rebajó de 20 millones de dólares a un cuarto de ese monto la boleta del Estado por el rescate. Tras un largo visaje desde los ministerios del Interior y Hacienda, más Codelco y la Contraloría General de la República, el contrato que permitirá la venta de los yacimientos de San Esteban será firmado en los próximos días.

Hasta ahora, según la síndico, ya se han pagado las indemnizaciones de los trabajadores y sólo resta ponerse al día con los demás acreedores y cubrir los altísimos costos de la Operación San Lorenzo.

Mientras, Alejandro Bohn y Marcelo Kemeny, los dueños de la minera, siguen concentrados en el caso, preparando sus defensas para los litigios que vienen y conversando con posibles interesados en quedarse con la mina de cobre y oro que el 5 de agosto de 2010 colapsó dejando atrapados a 700 metros de profundidad a los hoy famosos 33 mineros.

El costo total de la Operación San Lorenzo alcanzó los 22 millones de dólares y el CDE demandó a la Bohn y Kemeny para paliar los gastos.