Comenzó a rendir frutos el cambio de estatutos de la Bolsa de Comercio de Santiago. En sus primeras reuniones, el nuevo directorio, compuesto por dos independientes -el ex ministro de Economía Juan Andrés Fontaine y el ex presidente de la Asociación de Bancos, Hernán Somerville- ya delineó algunas de las modificaciones que deberá enfrentar el principal mercado accionario chileno para situarse a la par de los centros de negociación más modernos del mundo.

  • 8 mayo, 2012

Comenzó a rendir frutos el cambio de estatutos de la Bolsa de Comercio de Santiago. En sus primeras reuniones, el nuevo directorio, compuesto por dos independientes -el ex ministro de Economía Juan Andrés Fontaine y el ex presidente de la Asociación de Bancos, Hernán Somerville- ya delineó algunas de las modificaciones que deberá enfrentar el principal mercado accionario chileno para situarse a la par de los centros de negociación más modernos del mundo.
Según cuentan en la rueda, se definió avanzar en la internacionalización de la bolsa, la apertura a nuevos sistemas de negociación y sobre todo en la creación de mejores herramientas de fiscalización, con el fin de evitar malas prácticas y mejorar la seguridad del mercado. Las medidas concretas están comenzando a estudiarse y es posible que se anuncien recién en el segundo semestre.
El nuevo directorio fue elegido recién el 24 de abril pasado y por primera vez incluyó nombres independientes, rompiendo con la centenaria tradición de que sólo los dueños de las corredoras podían estar en esa mesa.
Ese día, además, salieron cinco directores históricos: Andrónico Luksic, Mauricio Larraín, Álvaro Saieh, Luis Enrique Yarur y Francisco Ossa y se incorporaron diversos ejecutivos del sistema financiero. La presidencia siguió, eso sí, en manos de Pablo Yrarrázaval.