Ahora que la ley de donaciones con fines sociales es un hecho, viene la segunda etapa, esta vez referida a estimular a las empresas a regalar alimentos a las instituciones de beneficencia durante el año 2009, que se anuncia difícil en materia de aportes voluntarios. Según confirmó a Capital la subsecretaria de Hacienda, María Olivia […]

  • 22 diciembre, 2008

Ahora que la ley de donaciones con fines sociales es un hecho, viene la segunda etapa, esta vez referida a estimular a las empresas a regalar alimentos a las instituciones de beneficencia durante el año 2009, que se anuncia difícil en materia de aportes voluntarios. Según confirmó a Capital la subsecretaria de Hacienda, María Olivia Recart, aquí no se trata de conceder créditos tributarios, sino de facilitar beneficios contables. En la práctica, hoy a una empresa le resulta más fácil deshacerse de su stock que donarlo. La idea es incentivar la creación de un banco de alimentos, tal como los que existen en países desarrollados. En cuanto a la ley de donaciones con fines sociales –y que permite a empresas y personas descontar hasta un 50% en sus impuestos las donaciones hechas–, se trabaja en el reglamento, ya que entra en vigencia en marzo próximo.