Desde que sellaron su alianza, Danone y Vialat –ligada a Liliana Solari y sus hijos Andrea y Carlos Heller– han estado de cabeza trabajando en el inicio de la producción de lácteos bajo la marca francesa en Chile. Ello, por cierto, anticipa una fuerte pelea con competidores del tonelaje de Soprole o Nestlé, pelea que, […]

  • 29 junio, 2007

Desde que sellaron su alianza, Danone y Vialat –ligada a Liliana Solari y sus hijos Andrea y Carlos Heller– han estado de cabeza trabajando en el inicio de la producción de lácteos bajo la marca francesa en Chile. Ello, por cierto, anticipa una fuerte pelea con competidores del tonelaje de Soprole o Nestlé, pelea que, por lo demás, ya se vio con claridad en Argentina, donde Danone entró hace apenas cinco años y ya captura el 80% de la demanda por productos lácteos, como yogurt. En Chile, para lograr ese crecimiento la empresa tiene varias alternativas, pero la más factible, por ahora, es ampliar la planta que Vialat –con las marcas Calán y Parmalat– tiene en Chillán. Eso a nivel local. A futuro, la jugada de la nueva empresa también podría estar en buscar mercados dentro de América latina.