En el centro del debate desde el inicio del Transantiago, los directivos de la empresa tecnológica buscan conciliar las nuevas exigencias impuestas al sistema de transporte con una activa agenda de negocios en Chile y la región.

  • 30 noviembre, 2007

En el centro del debate desde el inicio del Transantiago, los directivos de la empresa tecnológica buscan conciliar las nuevas exigencias impuestas al sistema de transporte con una activa agenda de negocios en Chile y la región.Por G. Turner.

Se sienten incomprendidos, injustamente acusados. Los directivos de Sonda asumen que están en el medio de la tormenta y que deben seguir trabajando por el éxito de un contrato que los liga por 12 años con el Transantiago. Pero también encuentran espacios de calma y desarrollo, como lo prueban su reciente incursión en Brasil y la relevancia adquirida por los negocios internacionales en su estado de resultados.

Sobre ello conversamos con el vicepresidente de Sonda, Mario Pavón.

-¿Hasta qué punto el proyecto Transantiago ha afectado a Sonda?

-Sonda es mucho más que Transantiago. De hecho, los ingresos del proyecto representan alrededor de un 6% de los ingresos totales. Los negocios y el desarrollo de la compañía continúan adelante con buenos resultados, y eso lo tienen muy claro los analistas, quienes se han referido positivamente a la situación actual y futura.

-A juicio de ustedes, ¿cuál es el aspecto más destacable y dónde han tenido más problemas con el Transantiago?

-La incorporación de la tarjeta Bip! como medio de pago ha sido un éxito formidable, y nadie lo ha destacado como corresponde. El sistema de pago ha funcionado de una manera robusta, incluidos sus diversos componentes como la venta y recarga de tarjetas, el uso de los validadotes, la descarga y transmisión de la información a los computadores centrales y el procesamiento del clearing para distribuir los dineros entre los operadores. Esto ha estado operativo desde el inicio, se han procesado más de mil millones de transacciones y se ha pasado exitosamente diversas pruebas de auditoría externa. La tarjeta Bip! es el aspecto mejor evaluado del Transantiago. Los usuarios confían en este medio de pago, quedando en el olvido temas como los asaltos y asesinatos de choferes que cotidianamente ocurrían. Donde ha habido dificultades es con el sistema de apoyo a la explotación de flotas, debido principalmente a que las especificaciones de las bases del Transantiago nunca fueron compartidas por los operadores de buses, quienes aspiran a una solución con funcionalidades diferentes. A ello se debe agregar que el aumento inicialmente transitorio de la flota resuelto por la autoridad a fines de enero pasado, para lo cual se debió equipar buses solamente con un validador, impidió desde ese momento cualquier gestión de flota. Cabe hacer notar que el equipamiento a bordo consta de sofisticados elementos cuyo tiempo de entrega es de alrededor de seis meses, y la flota creció de 4.515 buses en diciembre de 2006 a 6.400 en mayo de 2007. Adicionalmente, cualquier sistema de apoyo a la explotación de flotas requiere que los operadores ingresen toda la información de su operación (trazados, recorridos, puntos de control, etc.), cosa que muchos de los operadores hoy no disponen. Por último, y como el propio coordinador de Transantiago lo aseveró, los sistemas de gestión son útiles para optimizar flotas en estado de régimen, lo que hasta la fecha no ha existido.

-¿Están arrepentidos de haberse involucrado en este proyecto?

-Sin duda que la partida del Transantiago ha resultado mucho más complicada que un proyecto meramente tecnológico. Para Sonda, la principal complejidad no ha sido técnica sino política. Hemos debido jugar en una cancha con reglas que no conocíamos. Es de público conocimiento que hay temas de diferente orden que explican las dificultades habidas para millones de santiaguinos. Sonda ha llegado a ser lo que es producto de sus capacidades profesionales y técnicas y de su permanente disposición a asumir nuevos desafíos, y estamos seguros que después de esta etapa habremos crecido aún más como organización y como profesionales. Nuestro personal tiene un ánimo, garra y amor propio increíbles. Hay que considerar que Transantiago representa un contrato a 12 años, lo que es muy interesante para cualquier empresa que busca ingresos recurrentes en el tiempo.

-Se ha hablado sobre el cumplimiento o incumplimientos de Sonda en sus contratos con el Estado. ¿Cuál es la situación respecto de este sector?

-Sonda tiene una exitosa historia de proyectos con el Estado en diferentes países, varios de los cuales han sido de gran envergadura y han constituido un real aporte a la modernización del aparato público y a la calidad de vida de la población mediante la incorporación de nuevas tecnologías. En el caso de Chile, se puede citar entre otros la automatización de semáforos en Santiago o el nuevo sistema de cédulas de identidad y pasaportes, que constituye un ejemplo en el mundo entero. El sector público de toda América latina representa algo menos de un 15 % del total de nuestros ingresos.

-¿Qué tan relevantes son las operaciones internacionales de Sonda en la actualidad?

-En el tercer trimestre del año, por primera vez los ingresos provenientes de las operaciones internacionales de Sonda superaron el 50% de los ingresos totales, lo cual es una muestra de los resultados de la estrategia de internacionalización emprendida por la compañía y del plan de inversiones comprometido en la apertura bursátil. Una sintomática prueba de ello es que más de la mitad de los empleados de Sonda no son chilenos ni hablan español. Son brasileños y hablan portugués.

-¿En qué consiste la incursión en Brasil y qué alcances puede tener en términos de las perspectivas futuras que analizan en Sonda?

-Brasil es el país más grande de América latina, con una población 10 veces superior a la de nuestro país y una economía pujante. Sólo Sao Paulo tiene más habitantes que todo Chile. Es por ello que Brasil representó nuestra primera prioridad, lo cual se tradujo a mediados de este año en la adquisición de Procwork, una empresa de servicios que en el 2006 tuvo ingresos por 130 millones de dólares. Hoy, con un plan de integración en marcha con nuestra anterior filial, donde se han generado sinergias importantes y complementado la oferta, Sonda en Brasil es un actor relevante de la industria TI de ese país con ingresos anualizados superiores a los 200 millones de dólares. Tiene una cartera de clientes de primer nivel y una plantilla de personal que supera las 5 mil personas, muchas de ellos profesionales certificados en SAP. Después de esta operación, Sonda se convirtió en el principal partner de SAP, no sólo en Brasil sino además en toda América latina.

-¿Tienen planes de nuevos desarrollos en otros países de la región?

-Consecuentemente con nuestra estrategia de internacionalización, estamos buscando inversiones en otros países, con un foco especial en México y Colombia, sin perjuicio de que si aparece una oportunidad interesante en otra geografía la vamos a considerar. La idea es consolidar nuestra presencia como la más importante red de servicios TI de América latina.

-¿Prevén alguna acción para recuperar la imagen de Sonda?

-Percibimos que tanto nuestros clientes, que nos conocen desde hace tanto tiempo, como el público informado, saben de Sonda y sus capacidades, y creen en nosotros. Reconocemos que Transantiago ha afectado nuestra imagen, especialmente en el público masivo, que es más susceptible a las opiniones que se vierten mediáticamente a través de la prensa. Si bien estamos acostumbrados, como parte de nuestra industria, a cargar con culpas ajenas más allá de las dificultades propias de los proyectos tecnológicos, también es cierto que Transantiago ha desbordado todos los límites. Es por ello que en el momento adecuado, probablemente cuando el nuevo sistema de transporte muestre mejoras que sean apreciadas por la población, echaremos a andar un plan comunicacional para reposicionar nuestra marca y levantarla al nivel que corresponde. Por ahora, y como siempre, seguiremos trabajando con más esfuerzo y entusiamo por el desarrollo de Sonda y para generar nuevas oportunidades para su personal.