Socio Chaves Awad Contreras & Schürmann Abogados.

  • 26 septiembre, 2019

-¿Cuáles son los argumentos de la defensa respecto a las imputaciones de delito informático que recaen sobre Emiliano Arias?

-No tiene ningún sustento. Quien tiene acceso legítimo a los sistemas informáticos no puede ser autor de ese delito. El Ministerio Público también lo debe tener claro, pero obviamente la imputación de este delito surte un efecto comunicacional.

-Usted tuvo la oportunidad de revisar la carpeta del fiscal Campos, ¿qué prueba recopiló el persecutor Ayala para solicitar la formalización de Emiliano Arias por los delitos de violación de secreto y delito informático?

-El Ministerio Público recopiló la prueba que el mismo fiscal regional Arias ha aportado y ofrecido a este respecto. Él mismo acompañó y reconoció las comunicaciones en las que solicita y entrega, para efectos de denunciar, la ficha en la que consta el historial judicial público de dos sujetos respecto de los cuales existían sospechas de que iban a proceder a cometer un delito de tráfico, por el que, por cierto, entendemos han sido objeto de una persecución penal y habrían sido detenidos. Es completamente inaudito que a un fiscal se le esté acusando por hacer aquello que se espera de un buen fiscal: promover la persecución de delitos.

-¿Existe la posibilidad de que el fiscal nacional decida removerlo de su cargo? ¿No debiese primar el principio de inocencia y esperar hasta una condena ejecutoriada?

-Teóricamente la posibilidad de remoción existe, pero para removerlo debe contar con la aprobación de la Corte Suprema y la entidad de los cargos formulados es nimia. Cabe destacar que después de la extensísima investigación del fiscal Ayala, este desestimó todos las denuncias de tráfico de influencias, cuyo único origen es la denuncia del fiscal Moya. Estamos confiados en que el principio de inocencia prime en tribunales y no estamos negociando ninguna salida amistosa con el Ministerio Público. La única salida aceptable es aquella que establezca la absoluta inocencia del fiscal regional Arias.