Los nuevos propietarios de Marbella –Lería, Swett, Moller y P&G Larraín– decidieron lanzarse literalmente al agua. Al plan de inversiones que contemplaba modernizar su actual infraestructura, con la venta de sitios urbanizados y la construcción de nuevos edificios y casas, ahora decidieron agregar una laguna de 1,5 hectáreas, que estará situada en paralelo a la […]

  • 29 octubre, 2008

Los nuevos propietarios de Marbella –Lería, Swett, Moller y P&G Larraín– decidieron lanzarse literalmente al agua. Al plan de inversiones que contemplaba modernizar su actual infraestructura, con la venta de sitios urbanizados y la construcción de nuevos edificios y casas, ahora decidieron agregar una laguna de 1,5 hectáreas, que estará situada en paralelo a la carretera.

La idea es que esta nueva instalación sea navegable, de un estilo natural y campestre, y que además cuente con un área de pesca, afición que sin duda atraerá nuevos clientes. Los socios –dicen– continuarán con su plan de inversiones por más de 250 millones de dólares, pese al escenario más negativo que se avizora en el mediano plazo.