Llevaban varios años postulando, sin suerte. Por eso el premio a la Mejor Viña del Nuevo Mundo 2011 que obtuvo San Pedro tiene felices a los directivos de la empresa chilena. El galardón que otorga la revista Wine Enthusiast es uno de los más apetecidos de la industria y la cena de gala en que se entregan las estatuillas ha sido calificada como el Oscar de los vinos. La celebración se llevará a cabo el 30 de enero en Nueva York y tal ha sido el entusiasmo con que San Pedro ha recibido la noticia, que el propio Guillermo Luksic iría a recibir la distinción, acompañado de altos ejecutivos como Javier Bitar.

  • 16 noviembre, 2011

Llevaban varios años postulando, sin suerte. Por eso el premio a la Mejor Viña del Nuevo Mundo 2011 que obtuvo San Pedro tiene felices a los directivos de la empresa chilena. El galardón que otorga la revista Wine Enthusiast es uno de los más apetecidos de la industria y la cena de gala en que se entregan las estatuillas ha sido calificada como el Oscar de los vinos. La celebración se llevará a cabo el 30 de enero en Nueva York y tal ha sido el entusiasmo con que San Pedro ha recibido la noticia, que el propio Guillermo Luksic iría a recibir la distinción, acompañado de altos ejecutivos como Javier Bitar.

Llevaban varios años postulando, sin suerte. Por eso el premio a la Mejor Viña del Nuevo Mundo 2011 que obtuvo San Pedro tiene felices a los directivos de la empresa chilena. El galardón que otorga la revista Wine Enthusiast es uno de los más apetecidos de la industria y la cena de gala en que se entregan las estatuillas ha sido calificada como el Oscar de los vinos. La celebración se llevará a cabo el 30 de enero en Nueva York y tal ha sido el entusiasmo con que San Pedro ha recibido la noticia, que el propio Guillermo Luksic iría a recibir la distinción, acompañado de altos ejecutivos como Javier Bitar.

El enólogo del grupo, Marco Puyó, sostiene que este premio viene a coronar un proceso enfocado a elevar de manera consistente la calidad de los vinos de la compañía. Es así como acaban de lanzar un súper carmenere, llamado Tierras Moradas 2007, proveniente del Maule y que debería estar en el rango de los 30 mil pesos la botella. En la misma línea aparece la renovación de Cabo de Hornos, el vino icono de la empresa, así como el debut de proyectos que han recibido elogios de la prensa especializada como Kankana, un syrah ultra premium del valle de Elqui.