La idea de construir un gigantesco megatúnel para unir Chile y Argentina bajo la cordillera de Los Andes, fue noticia durante varios días a mediados de agosto. Sobre todo, porque surgieron sabrosos detalles de las negociaciones que habrían desarrollado el magnate argentino Eduardo Eurkenian con el grupo Luksic, quien habría tenido interés en participar del […]

  • 1 noviembre, 2007

La idea de construir un gigantesco megatúnel para unir Chile y Argentina bajo la cordillera de Los Andes, fue noticia durante varios días a mediados de agosto. Sobre todo, porque surgieron sabrosos detalles de las negociaciones que habrían desarrollado el magnate argentino Eduardo Eurkenian con el grupo Luksic, quien habría tenido interés en participar del millonario proyecto.

Pese a que en Quiñenco, el holding que agrupa las inversiones del conglomerado chileno presidido por Guillermo Luksic, reconocen que hubo un par de reuniones, al final el asunto quedó en nada. Algunos ejecutivos confi dencian incluso que nunca existió una intención real y que sólo se olfateó la iniciativa.

Según publicó hace un par de meses la revista argentina Fortuna, el proyecto se enmarcaba dentro del gigantesco proyecto Tren Trasandino, que entre otras obras contempla reacondicionar unantiguo trazado ferroviario entre Mendoza y Chile, con inversiones que el medio estimaba en unos US$ 1.000 millones. Monto que por ahora no ha encontrado socios interesados en invertir.