Los SUV de alto lujo representan la máxima sofisticación de la categoría de moda. El Levante, Maserati vuelca su experiencia, tradición y sofisticación en un modelo que puede ser tanto un lujoso auto de representación como un brioso deportivo y un competente todoterreno. Por rodrigo castillo. fotos: maserati

  • 22 noviembre, 2018

No fue hasta finales de los ochenta y comienzos de los noventa, que se comienzan a desarrollar los SUV de lujo, un nicho que no ha parado de crecer y que encuentra en su cúspide modelos como el Maserati Levante, el primer utilitario deportivo de la marca italiana, que se convierte en una emocionante experiencia de manejo, con alto desempeño en variadas situaciones. Probamos la variante de mayor poder, conocida como Levante S, que se distingue por su potencia: nada menos que 430 HP disponibles al pisar el acelerador.

Su expresión más patente es su diseño, que añade dinamismo y deportividad al perfil tradicional de una carrocería todoterreno, con un capó curvo y musculoso sobre una parrilla de segmentos verticales en cromado, que hacen juego con el clásico logo de la marca. Líneas redondeadas y fluidas, caída del techo hacia la zaga a la manera coupé, terminan por identificar un auto que llama la atención, pero no de manera estridente, sino como una visión de elegancia y calidad. Como si fuera un accesorio de diseñador hecho SUV.

Esta experiencia se transmite hacia el interior, donde la calidad de los artesanos italianos se vive en casi todos sus elementos, con un trabajo de marroquinería diferenciador, pero clave para la propuesta que ofrece la marca y sus productos.

Entre lo clásico y la alta tecnología, sus instrumentos son análogos, pero cuenta con un display digital en su centro, mientras que su gran pantalla central es el centro de su sistema Maserati Touch Control, desde donde se pueden administrar los dispositivos de entretenimiento, navegación y comunicación integrados. 

Probamos la variante de mayor poder: el Maserati Levante S, con un motor de seis cilindros en “V”, que con 3 litros de cilindrada ofrece 430 CV de potencia, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 264 km/h; más que bueno para un auto grande y que debido a su alto nivel de equipamiento no es el más ligero. Cuenta con tracción total All Wheel Drive ATC, que se alimenta por una transmisión automática de ocho velocidades.

Manejando el lujo

Una vez tras el volante, y gracias a sus distintos modos de conducción y su suspensión neumática regulable, el Maserati Levante se convierte en un auto con varias capacidades distintas.

En modo sport, es la velocidad y el dinamismo el objetivo, lo que logra con creces. La agilidad es parte de sus atributos. Alto lujo y buenas respuestas en todos los ambientes que se propone cubrir, el Maserati Levante es una experiencia recomendable para quien busca un vehículo que lo acompañe en cada una de sus necesidades de movilidad, ya sean urbanas o de largo alcance, con el lujo que solo firmas italianas, como la creadora de este modelo, pueden brindar.