Aunque el concepto de segunda vivienda suene lejano en tiempos de crisis, las alternativas de desarrollo traen nuevos aires. Supimos que la empresa estadounidense The Registry Collection está por estas semanas cerrando su ingreso a Chile de la mano del concepto “lujo fraccional”. Básicamente lo que ofrece es vender casas de veraneo de alto valor […]

  • 21 enero, 2009

Aunque el concepto de segunda vivienda suene lejano en tiempos de crisis, las alternativas de desarrollo traen nuevos aires. Supimos que la empresa estadounidense The Registry Collection está por estas semanas cerrando su ingreso a Chile de la mano del concepto “lujo fraccional”.

Básicamente lo que ofrece es vender casas de veraneo de alto valor -por sobre los 200 millones de pesos-, en base a un sistema de copropiedad en que los dueños son cuatro o más personas. Ya tiene casi cerrado el primer contrato con el arquitecto y desarrollador inmobiliario Fernando Boza, quien pretende implementar el sistema en proyectos que desarrolla en Cachagua y Pucón.

El modelo ha funcionado en varios países del mundo y está ingresando en forma paralela en Sudamérica. Lo que ofrece esta empresa es promocionar el concepto entre los clientes, cerrar los contratos de venta, construir el cronograma de visitas entre los dueños y coadministrar las casas, que funcionan como si fueran hoteles de 5 estrellas. Incluso, entre los servicios se ofrecen cambios en la ornamentación de las viviendas, dependiendo de cada familia.