No hay caso. Las historias de mentiras y venganzas, adornadas por millonarios, siguen siendo imperdibles. Por Federico Willoughby Olivos

  • 20 octubre, 2011

No hay caso. Las historias de mentiras y venganzas, adornadas por millonarios, siguen siendo imperdibles. Por Federico Willoughby Olivos

Hace un par de meses, la cadena ABC canceló All my children, una teleserie con más de tres décadas de duración y que llevó el género a niveles insospechadamente ridículos, con personajes que nunca morían porque volvían años después interpretados por nuevos actores (usando la excusa de la cirugía plástica para presentarlos) y donde los malos eran muy malos y los buenos absolutamente inocentes y torpes (por no decir completamente burros). Así, uno pensaba que la sola idea de una serie con ingredientes similares era lo último que se podría ver en los actuales estrenos de temporada o, por último, asumir que sería una de las series condenadas a ser cancelada rápidamente, porque la formula ya no da.

Por eso, no es poca la sorpresa de encontrarse con Revenge, la nueva producción de ABC, en la que Emily VanCamp (una de las rubias más atractivas de la televisión gringa, ex Brothers & sisters) interpreta a Emily Thorne, una joven cuya vida fue destruida cuando un grupo de millonarios avecindados en el exclusivo balneario de The Hamptons decide involucrar a su padre en un escandaloso negocio para lavar dinero de una banda terrorista.

Por supuesto, la serie parte años después de lo sucedido. Emily al momento del suceso era una niña, pero ya mayor descubre la verdad y también que su padre (muerto en prisión) la dejó con una incalculable fortuna como accionista mayoritaria de una empresa de tecnología. De ahí vuelve a The Hamptons con una nueva identidad y con la misión de destruir uno a uno (capítulo a capítulo) a los responsables de la ruina familiar, en particular a Victoria Grayson (interpretada nada menos que por Madeleine Stowe), quien es algo así como la emperatriz del lugar y que fue la que finalmente orquestó la traición al padre de Emily.

Pese a todos los clichés ya descritos, es brutalmente adictiva. Y si bien los productores dicen que está inspirada en El conde de Montecristo, lo cierto es que también sirve como una particular mirada a la guerra social que en estos momentos los republicanos dicen que Obama está impulsando al pedir que los billonarios paguen más impuestos.
Mito o no, ver cómo en cada capítulo los malos reciben “su merecido” de una angelical mujer que juega con ellos es, hasta ahora, una de las mejores cosas que han pasado en esta temporada.

Michael Douglas será Liberace
Finalmente el anunciado proyecto del director Steven Soderbergh de hacer una biopic sobre la vida del excéntrico pianista Liberace tomó forma. Hace poco Soderbergh anunció que el proyecto se empezará a filmar el próximo año y será protagonizado por Michael Douglas (quien hará de Liberace) y de Matt Damon, quien será Scott Thorson, su amante. Y si bien no hay fecha de estreno se sabe que la película tendrá como nombre Behind the Candelabra. Kitsch puro.