Hasta este año, Tecno Fast Atco era una empresa casi desconocida. Pero tras el terremoto estuvieron detrás de la construcción de la primera escuela modular, instalada en Iloca. Más tarde fue responsable de levantar las instalaciones médicas y de descanso para recibir a los 33 mineros rescatados del yacimiento San José. La compañía, creada hace 15 años por el empresario Cristián Goldberg en alianza con la canadiense Atco, ha cultivado una amplia trayectoria en la construcción de campamentos para el mundo minero en Chile y Perú. Hoy está empeñada en expandir sus fronteras a otras áreas e, incluso, otros países de la región. Con una facturación cercana a los 200 millones de dólares, la firma decidió que el próximo año iniciará su aterrizaje en Rio de Janeiro, desde donde pretende aprovechar el buen momento económico y la estabilidad política del país; a propósito, también, de los grandes eventos deportivos que se realizarán allá, como son el Mundial de Fútbol, la Copa América y las Olimpiadas. De hecho, ya está bien avanzado el proceso de búsqueda de un ejecutivo local que se haga cargo de la operación. En paralelo, la compañía está explorando el mercado colombiano, aunque la decisión de instalarse allí está pensada para unos años más adelante.

  • 29 diciembre, 2010

Hasta este año, Tecno Fast Atco era una empresa casi desconocida. Pero tras el terremoto estuvieron detrás de la construcción de la primera escuela modular, instalada en Iloca. Más tarde fue responsable de levantar las instalaciones médicas y de descanso para recibir a los 33 mineros rescatados del yacimiento San José. La compañía, creada hace 15 años por el empresario Cristián Goldberg en alianza con la canadiense Atco, ha cultivado una amplia trayectoria en la construcción de campamentos para el mundo minero en Chile y Perú. Hoy está empeñada en expandir sus fronteras a otras áreas e, incluso, otros países de la región.

Con una facturación cercana a los 200 millones de dólares, la firma decidió que el próximo año iniciará su aterrizaje en Rio de Janeiro, desde donde pretende aprovechar el buen momento económico y la estabilidad política del país; a propósito, también, de los grandes eventos deportivos que se realizarán allá, como son el Mundial de Fútbol, la Copa América y las Olimpiadas. De hecho, ya está bien avanzado el proceso de búsqueda de un ejecutivo local que se haga cargo de la operación.

En paralelo, la compañía está explorando el mercado colombiano, aunque la decisión de instalarse allí está pensada para unos años más adelante.