Ya casi nadie tiene dudas. 2009 será por lejos, el año más difícil que enfrentará la economía mundial en décadas. Lo han dicho hasta el cansancio los economistas en los últimos meses y lo reiteró hace unos días el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, en el marco de un desayuno organizado por la Federación de […]

  • 21 enero, 2009

Ya casi nadie tiene dudas. 2009 será por lejos, el año más difícil que enfrentará la economía mundial en décadas. Lo han dicho hasta el cansancio los economistas en los últimos meses y lo reiteró hace unos días el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, en el marco de un desayuno organizado por la Federación de Medios de Comunicación de Chile en CasaPiedra.

En ese encuentro, donde además de representantes de la prensa escrita, radio y televisión (reunidos en la ANP, Archi y Anatel), había dirigentes del mundo empresarial y otros ministros de gobierno como José Antonio Viera-Gallo y Francisco Vidal, se debatió el impacto que tendrá esta crisis para Chile y el rol que juegan estos actores en la construcción de las expectativas de la opinión pública.

La conclusión corrió por cuenta del mismo Velasco: “no hay que dejar espacio para la parálisis ni la estampida. Hay que ser realistas, pero también evitar que el pesimismo se transforme en profecía autocumplida”.