Apenas estalló la crisis en Chile, la periodista chilena Fernanda Paul de la cadena británica BBC Mundo y la inglesa Katy Watson de BBC Brasil pidieron una entrevista al presidente Sebastián Piñera. Y fue el pasado fin de semana largo cuando el equipo del mandatario las contactó para darles las primeras luces de que su […]

  • 9 noviembre, 2019

Apenas estalló la crisis en Chile, la periodista chilena Fernanda Paul de la cadena británica BBC Mundo y la inglesa Katy Watson de BBC Brasil pidieron una entrevista al presidente Sebastián Piñera. Y fue el pasado fin de semana largo cuando el equipo del mandatario las contactó para darles las primeras luces de que su petición se concretaría. Justo por esos días, ambas se encontraban en Santiago reporteando las manifestaciones que se desencadenaron en el país desde el viernes 18 de octubre. Así, el encuentro con el presidente se concretó el lunes 4 de noviembre a las 15:30 hrs, en su oficina en el segundo piso de La Moneda, convirtiéndose esta en la primera entrevista que da Piñera tras el estallido social. El acuerdo consistió en que una parte de la conversación sería en inglés, y otra, en español: con la periodista inglesa habló veinte minutos y con la reportera chilena, ocho minutos más. La entrevista fue emitida a partir del pasado 5 de noviembre en las radios de la cadena internacional y también a través de su sitio web.

La periodista Katy Watson (38) es inglesa, actualmente reside en Sao Paulo, Brasil, y hace veinte años vivió en Concepción por seis meses, donde se dedicó a hacer clases de inglés y a estudiar política latinoamericana. La periodista Fernanda Paul (32), aunque nunca había entrevistado a Piñera, ya lo conocía: el año 2014 cubrió para El Mercurio política en La Moneda, por lo que participó en tres giras presidenciales. Vive hace tres años en la capital inglesa, donde estudió International Journalism en la City University de Londres.

Tras la entrevista, en que el presidente Piñera defendió su decisión de decretar el estado de emergencia y aseguró que, a pesar de los llamados para que renuncie, no piensa hacerlo, ambas periodistas retornarán a sus trabajos en Londres.