Cuentan que hace tres meses está yendo y viniendo a Chile. Que intenta estar lo menos posible en Santiago y que evita todo tipo de contacto público. Si bien este último tiempo Rodrigo Peñailillo ha estado viajando por distintos lugares –entre ellos Ciudad de México y luego irá a Pekín, donde fue invitado a participar […]

  • 18 agosto, 2016

Rodrigo-Peñailillo-A1

Cuentan que hace tres meses está yendo y viniendo a Chile. Que intenta estar lo menos posible en Santiago y que evita todo tipo de contacto público. Si bien este último tiempo Rodrigo Peñailillo ha estado viajando por distintos lugares –entre ellos Ciudad de México y luego irá a Pekín, donde fue invitado a participar en actividades como ex ministro del Interior–, cercanos cuentan que ahora ya está prácticamente instalado en Estados Unidos. Pero nadie de su círculo cercano quiere dar pistas de la ciudad que eligió.

Protegen su privacidad al máximo. De hecho, algunos de sus amigos aseguran que estaría estudiando inglés en California, mientras que otros “juran” que vive en Miami. Incluso cuentan que él mismo dice a algunas personas una información, y a otros, les da datos diferentes. Lo concreto es que sigue viniendo una vez al mes a Chile -por estos días está justo de paso en Santiago- y que sus horas del día las divide entre clases de inglés y el tiempo que le dedica a la investigación “Estudios sobre Economías Regionales: Descentralización y Competitividad”, que le encargó Flacso, que trabaja junto a su amigo y ex jefe de la Oficina de Análisis de Interior, Flavio Candia (PPD), que debiera entregar a fines de octubre para presentarlo en noviembre ante un centenar de académicos y políticos.

Desde su entorno, cuentan además que los lazos con la presidenta se mantienen rotos y que incluso estaría muy dolido con ella. Dicen que más que haberlo echado del gabinete, no le perdona el haberse enterado de la noticia pocos minutos antes de la emisión de la entrevista que dio a Mario Kreutzberger en Canal 13.