Ocho cuadernos con pequeños manuscritos escritos en letra prolija y detalles de observador obsesivo, han destapado una presunta red de sobornos destinada a recaudar decenas de millones de dólares durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina. El registro es  de Oscar Centeno, un nombre hasta ahora desconocido, que trabajó como chófer del número […]

  • 2 agosto, 2018
Buenos Aires 1 de agosto 2018 detencion de Roberto Barata en la dependencia de drogas peligrosas av belgrano al 1600 foto Rolando Andrade Stracuzzi ley 11723

Ocho cuadernos con pequeños manuscritos escritos en letra prolija y detalles de observador obsesivo, han destapado una presunta red de sobornos destinada a recaudar decenas de millones de dólares durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina.

El registro es  de Oscar Centeno, un nombre hasta ahora desconocido, que trabajó como chófer del número dos del exministro Julio De Vido, el hombre que estuvo durante doce años al frente de toda la obra pública del kirchnerismo.

Centeno describió los viajes que realizó en su auto con bolsos cargados de dólares. Los pagadores, según su testimonio, fueron grandes empresarios con contratos con el Estado. Los cobradores, ex altos cargos del Gobierno. El chófer relata incluso viajes con dinero al piso privado del matrimonio Kirchner. El juez Claudio Bonadio ordenó ayer la detención de una decena de personas. La expresidenta Cristina Fernández deberá declarar ante el juez el 13 de agosto.

Los “bolsos con dinero K” siempre sonaron como mito urbano hasta julio de 2016 cuando el ex secretario de Obras Públicas José López fue atrapado in fraganti mientras arrojaba nueve millones de dólares dentro de un convento, con la intención de ocultarlos. Se supo entonces que el mito no era tal. López está aún preso. Y ayer  se conocieron “los cuadernos de la corrupción”, como ya los llama la prensa argentina. El chófer Centeno escribió cómo durante diez años hizo de correo con más de 56 millones de dólares en efectivo. El juez Bonadio investiga sobornos por bastante más que eso, unos 160 millones de dólares, en una causa que puede crecer hasta convertirse en la versión argentina del Lava Jato brasileño.

La causa salpica como nunca a la expresidenta y hoy senadora Fernández de Kirchner, justo en momentos en que se especulaba con su regreso a la pelea por el liderazgo del peronismo. En octubre de 2019 hay elecciones presidenciales, y de esa batalla saldrá el candidato que enfrentará a Macri.

El detenido de mayor cargo es el jefe de Centeno, Roberto Baratta, mano derecha de De Vido. La policía llegó a su piso de Buenos Aires antes de las cinco de la mañana del miércoles. La noche anterior había caído Centeno. Durante el día se sumaron otros diez detenidos, entre excargos y empresarios acusados de pagar coimas para obtener contratos de obra pública. Entre ellos destacaron Gerardo Ferreyra y Luis Neyra, de Electroingeniería, la empresa de energía que más creció durante el kirchnerismo, y Héctor Sánchez Caballero, de Iecsa, una constructora propiedad Angelo Calcaterra, primo del presidente Macri. Calcaterra se desprendió de la compañía apenas asumió la nueva administración.

Los diarios

Centeno comenzó a escribir en 2003, en el inicio de su trabajo con Baratta, con una interrupción entre octubre de 2010, apenas muerto Kirchner, y 2013, dos años antes del final de la presidencia Cristina Fernández.

“Hoy, 6 de mayo de 2013 vuelvo a escribir; después de la muerte de Néstor Kirchner que dejé de hacerlo. Pensé que después del fallecimiento no se haría más el Valijero. Pero sí, disminuyó la propia frecuencia, con la diferencia que se recolecta dinero para el ministro De Vido y el propio Baratta. No quise a anotar más por temor a que me descubran y quede sin trabajo. Pero decidí hacerlo por una reunión que tuvo el ministro De Vido, Baratta y la Sra. Presidenta Cristina F. Kirchner en la cual los instruyó para que sigan recaudando de las empresas para las próximas campañas electorales”, se lee en un extracto del cuaderno.

Entre miles de detalles, hay viajes con dinero desde los pagadores hasta el piso particular de Néstor Kirchner en Recoleta, en el centro de Buenos Aires, y a la residencia oficial de Olivos.

Fuente: El País.