El flamante presidente de la UDI, Juan Antonio Coloma, quiso concluir la disputa por la directiva del partido con un gesto unificador: la integración a la mesa de José Antonio Kast. Sin embargo, afirmado en su 36,4% de respaldo en el proceso de elecciones internas, el diputado rechazó la invitación y se cuadró con la […]

  • 9 julio, 2008

El flamante presidente de la UDI, Juan Antonio Coloma, quiso concluir la disputa por la directiva del partido con un gesto unificador: la integración a la mesa de José Antonio Kast. Sin embargo, afirmado en su 36,4% de respaldo en el proceso de elecciones internas, el diputado rechazó la invitación y se cuadró con la posición que, con anterioridad, había acordado con sus cercanos: mantenerse unidos y trabajar, sin dividir al partido, en la defensa de sus postulados. Así, Coloma será el primer presidente que tendrá que lidiar con una corriente interna “con nombre y apellido”… porque las relaciones dentro del partido nunca han sido tan pacíficas como se supone, pero siempre en el marco del off the record.