Con un set de charlas virtuales a cargo de destacados exponentes y un libro que reúne a 29 autores nacionales, celebran la ocasión.

  • 24 junio, 2020

La edición número 9 de Puerto de Ideas Valparaíso tuvo que suspenderse debido a las manifestaciones del estallido social que impedían asegurar el desarrollo de las distintas actividades que tendrían lugar el 8, 9 y 10 de noviembre en la ciudad porteña. Luego tuvieron que bajar la programación de Puerto de Ideas Antofagasta que se realizaría entre el 2 y el 6 de abril debido al coronavirus.

Pero ahora, para celebrar su décimo aniversario, acaban de lanzar un libro titulado Puerto de Ideas de la A a la Z donde participan 29 autores nacionales a cargo de una letra del abecedario. De la a de activismo se hace cargo el poeta Raúl Zurita y la z de zaguán la toma Cristián Warnken. Entre medio está la ch de Chile por Agustín Squella, la f de futuro de María Teresa Ruiz, la g de goce por Adriana Valdés y la x de xenofobia en mano de Carlos Peña. Textos breves que rescatan la mirada de su autor como parte de un todo. «Los libros son tan poderosos que algunas bibliotecas han preferido tenerlos presos», escribe el mexicano Juan Villoro en el prólogo de este libro que estará en librerías cuando la pandemia lo permita, pero que ya se encuentra disponible en formato descargable, libre y gratuito.

Chantal Signorio, directora de Puerto de Ideas, en su introducción dedica algunas palabras a hablar de la historia del festival y las particulares circunstancias en las que celebra su décimo aniversario. Ayer por la tarde ella dio el saludo inicial a una conversación que luego sostuvieron el artista Alfredo Jaar y la periodista argentina Leila Guerriero, con la participación del filósofo Pablo Chiuminatto. Esta instancia virtual se suma a varias otras conversaciones que han tenido lugar cada día martes y que están disponible en el sitio de Puerto de Ideas. El periodista estadounidense Jon Lee Anderson, el biólogo mexicano Antonio Lazcano y la socióloga Saskia Sassen, son algunos de los últimos participantes. Ahí también se encuentran presentaciones de las ediciones previas del festival tanto en Antofagasta, con contenido del mundo de las ciencias, y Valparaíso. Una biblioteca nutrida y surtida para tiempos de pandemia.