Ir al hospital tras un diagnóstico de demencia “La gente con demencia suele tener dificultades para encontrar los distintos lugares dentro de un hospital. Incluso caminar desde la cama al baño podría significar una serie de riesgos; las sillas, los ruidos, las luces. Si tuviera demencia me gustaría que mi familia se quedara conmigo lo […]

  • 24 enero, 2013
Surgery Foto: The Guardian

Surgery Foto: The Guardian

Ir al hospital tras un diagnóstico de demencia

“La gente con demencia suele tener dificultades para encontrar los distintos lugares dentro de un hospital. Incluso caminar desde la cama al baño podría significar una serie de riesgos; las sillas, los ruidos, las luces. Si tuviera demencia me gustaría que mi familia se quedara conmigo lo más cerca posible.”

Profesor June Andrews, Director de Services Development Centre de la Universidad de Stirling

Tener a mi primer hijo en casa

“He experimentado muchas situaciones en que las mujeres en su primer trabajo de parto no lo han logrado de acuerdo a lo esperado y, en muchos casos, la situación se ha transformado en una emergencia. Por esta razón, jamás tendría a mi primer hijo sentada en un lugar donde no haya una camilla y un especialista disponible”.

Moneli Golara, ginecóloga

Tomar pastillas para dormir

He atendido a muchos pacientes que han tomado pastillas para dormir durante décadas. Son adictivas y puede ser muy difícil para una persona dejarlas; los efectos secundarios de éstas pueden causar olvidos, confusiones, sueño durante el día y la sensación de que hay que aumentar considerablemente la dosis para lograr conciliar el sueño”.

Doctora Helen Drew

Seguir una dieta de carbono

“Probablemente perderás peso, pero te puede matar. Las personas que aumentan la ingesta de carbono y proteínas tienen mayores riesgos de morir de ataques cardíacos y derrames cerebrales, dependiendo de qué tan estrictos fueron con la dieta y cuánto tiempo la siguieron.

Doctor Tom Smith

Tomar café o alcohol durante el embarazo

“El café acelera tu metabolismo y tu corazón y, por consecuencia, el de tu hijo. El café y el té, además, inniben la absorción de hierro, que ya cae a causa del embarazo. Tu bebé no necesita alcohol como nutriente, no es algo que vaya a beneficiar a tu hijo”.

Nikki Khan, matrona

Para acceder al artículo completo entra a The Guardian.