Las pruebas van a requerir de un testeo de 3 mil pacientes chilenos para los primeros días de agosto. Los voluntarios no serán remunerados y no necesariamente quedarán inmunizados contra el virus. Aquí despejamos tus dudas.

Por Antonia Di Filippo

  • 22 julio, 2020

Los requisitos que las autoridades anunciaron para ser voluntario son ser mayor de 18 años y de diferentes zonas de Chile. Las personas adultas serán testeadas en una primera etapa, los adultos mayores y personas con factores de riesgo en una segunda etapa.

Sofía Salas Ibarra, Docente investigadora del Centro de Bioética de la UDD y presidenta de la Comisión Ministerial de Ética en Investigación en Salud aclaró puntos fundamentales que los voluntarios deben saber antes de postular.

 

¿Qué deben tener en consideración los voluntarios antes de someterse a la prueba?

-No pueden haber tenido COVID-19, ni siquiera de manera asintomática: “Lo que se desea probar es si la vacuna produce anticuerpos (defensas del organismo ante una futura infección). Por lo tanto, es muy probable que los participantes sean testeados primero”.

-Deberán estar dispuestos a tener un seguimiento: “Exámenes adicionales, alejados en el tiempo, para ver cuánto dura la respuesta inmunogénica, o sea, durante cuántos meses o años sigue habiendo respuesta inmune” afirma Salas.

¿Cómo se van a reclutar los voluntarios?

-Cada centro va a hacer una propuesta a su respectivo Comité. Esto puede ser a través de una página web para que se inscriban, dentro del personal de salud del propio centro u otro. “La vacuna va a ser probada en la UC. Por lo tanto, sería en el Comité de ética de la UC. Ellos serán los responsables de la ejecución del ensayo clínico. También, las vacunas van a poder ser probadas en hospitales o centros clínicos”, explica.

¿Los voluntarios recibirán un pago?

-No, pero probablemente se les van a reembolsar los gastos en transporte, como el estacionamiento y movilización, aclara la médico.

¿Quiénes se sometan a las pruebas quedarán inmunes al virus?

-No necesariamente. “Lo importante es asegurar que los voluntarios entiendan bien de que es un protocolo de investigación, la participación en este ensayo no garantiza para nada que quede inmune contra el Coronavirus” afirma.

¿Cuáles son los riesgos de ser voluntario?

-Debido a que el testeo se hará en la Fase III, los riesgos serán bajos: podrán estar relacionados con el dolor en el lugar de la inyección o eventuales cuadros febriles. “Es bueno que los participantes sepan que la vacuna puede no funcionar, precisamente por esa duda es que es necesario realizar ensayos clínicos”, dice la especialista. Y agrega: “Todos los protocolos son previamente revisados y aprobados por un Comité Etico Científico acreditado, que vela por la seguridad de los participantes. Estos Comités están distribuidos a lo largo de todo Chile, algunos dependen del Servicio de Salud, otros están alojados en Centros de Salud o en Centros Académicos, como Universidades. En Chile existe una ley de investigación que hace obligatorio que cualquier proyecto de investigación en seres humanos debe contar primero con una aprobación ética”, explica.

¿Qué pasa si la vacuna genera un efecto adverso en algún voluntario?

-Si hubiera un efecto adverso que requiera tratamiento, los responsables de los ensayos clínicos deberán tener contratado un seguro que cubra daños que pudieran surgir. “Al comienzo se reclutarán a voluntarios sanos, sin factores de riesgo. A medida que se tengan datos respecto sobretodo de seguridad, se irán ampliando los requisitos, de tal modo de poder probar la vacuna en la población de mayor riesgo de desarrollar un cuadro severo como adultos mayores, enfermos crónicos, etc.”, informa Salas.