La decisión de Clavin Klein de irse de Argentina es sólo la punta del iceberg. Según inversionistas chilenos, cada día es más difícil trabajar en ese país. Las crecientes restricciones a las importaciones y las nuevas trabas para la repatriación de las utilidades de las compañías multinacionales tienen aproblemadas a varias empresas locales con presencia al otro lado de la cordillera.

  • 11 abril, 2012

La decisión de Clavin Klein de irse de Argentina es sólo la punta del iceberg. Según inversionistas chilenos, cada día es más difícil trabajar en ese país. Las crecientes restricciones a las importaciones y las nuevas trabas para la repatriación de las utilidades de las compañías multinacionales tienen aproblemadas a varias empresas locales con presencia al otro lado de la cordillera.

Además de los numerosos controles de todo tipo y frecuentes cambios normativos, las restricciones para el comercio exterior están comenzando a pasar la cuenta sobre todo a retailers, viñateros e industriales chilenos, quienes en privado se quejan cada vez más de la situación en el país vecino.

Los controles a la importación de ropa y herramientas les están pegando a Falabella y a Cencosud, que se han visto obligadas a aumentar sus compras de productos locales en vez de traerlos de Asia.

Entre los que producen vinos, en tanto, la queja es que no hay repuestos ni para las cosechadoras y que faltan levaduras y conservantes, que son claves para la producción. Entre los industriales, el principal reclamo es que la falta de insumos obliga a alargar todos los procesos en a lo menos 15 días, con el consecuente impacto en la eficiencia.

Según los inversionistas, lo peor está por venir, ya que se esperan nuevas trabas y nadie descarta que finalmente el gobierno argentino termine decretando un corralito para las utilidades o parte de éstas.

La marca de ropa Calvin Klein anunció que en los próximos días cerrará su último local en Argentina –en el mall Unicenter de Cencosud– para irse definitivamente del país.

Según el diario bonaerense La Nación, distintas firmas internacionales de prestigiosas marcas han debido cerrar locales o moderar sus operaciones, como efecto de de la falta de productos.