A medida que avanzan las investigaciones del caso Cruzat, siguen apareciendo nuevas aristas. A raíz de la querella que presentó Inmobiliaria Manquehue contra Antonio Espinoza, un ejecutivo histórico del grupo Cruzat, la fiscalía de Las Condes ofició hace unos días a la Superintendencia de Bancos para que ratifique si CB Corredores de Bolsa estaba autorizada para realizar operaciones bancarias. ¿La razón? La corredora de los Cruzat habría captado platas de clientes bajo el supuesto de realizar operaciones de pactos –instrumento que permite rentabilizar fondos a corto plazo a tasa fija, basado en un contrato de compra y venta de instrumentos entre el inversionista y la corredora-, pero en la práctica los habría utilizado como mutuos, es decir, no habría instrumentos financieros de por medio en las operaciones.

  • 22 mayo, 2012

A medida que avanzan las investigaciones del caso Cruzat, siguen apareciendo nuevas aristas. A raíz de la querella que presentó Inmobiliaria Manquehue contra Antonio Espinoza, un ejecutivo histórico del grupo Cruzat, la fiscalía de Las Condes ofició hace unos días a la Superintendencia de Bancos para que ratifique si CB Corredores de Bolsa estaba autorizada para realizar operaciones bancarias. ¿La razón? La corredora de los Cruzat habría captado platas de clientes bajo el supuesto de realizar operaciones de pactos –instrumento que permite rentabilizar fondos a corto plazo a tasa fija, basado en un contrato de compra y venta de instrumentos entre el inversionista y la corredora-, pero en la práctica los habría utilizado como mutuos, es decir, no habría instrumentos financieros de por medio en las operaciones.