Amada u odiada, esta presa interior de vacuno no deja a nadie indiferente y desde hace un tiempo salió de los restaurantes populares y las cocinas familiares para instalarse en todo tipo de cartas. Eso fue lo que salimos a buscar.