“Desde chico fui flaco. Pero siempre me ha llamado profundamente la atención que los niveles de obesidad eran preocupantes. La gente cree que tengo un trauma, pero ¡no! Me sorprende que hay ejercicios que los niños ya no hacen. Cuando yo era niño, sonaba la campana del recreo y salíamos corriendo. Hoy, salen caminando porque […]

  • 23 enero, 2020

“Desde chico fui flaco. Pero siempre me ha llamado profundamente la atención que los niveles de obesidad eran preocupantes. La gente cree que tengo un trauma, pero ¡no! Me sorprende que hay ejercicios que los niños ya no hacen. Cuando yo era niño, sonaba la campana del recreo y salíamos corriendo. Hoy, salen caminando porque corriendo no pueden jugar en sus smartphones. Eso es sedentarismo puro. Y en las casas es aún peor. Se sientan al frente del play station con un paquete de papas fritas y una botella de Coca-Cola. Así es como empiezan a deformarse.

Cuando terminé mi período como presidente de la ANFP en 2011, tenía dos posibilidades: una era irme a mi casa y buscar pega en otro lado, o encontrar una forma de devolverles a las personas lo aprendido a través del fútbol.

Fue entonces cuando materializamos la idea de crear la fundación Ganamos Todos junto a Claudio Olmedo, director ejecutivo de la organización. Buscamos que el deporte y la actividad física fueran un vehículo social que nos permitiera luchar contra la obesidad, el sedentarismo y la desintegración social a través de ligas escolares, clínicas deportivas, capacitaciones, torneos internacionales, entre otros programas. Mas de 200 mil niños, niñas y adultos han participado en ligas de fútbol, básquetbol, vóleibol o tenis de mesa. Y llevamos a distintos actores del deporte chileno a capacitar a los adultos que hay ahí y convertirlos en entrenadores y profesores. Así vamos dejando capacidad instalada con uniformes para todos en lugares tan remotos como Pica en Tarapacá o Melinka en Aysén.

Me encantaría tener un estudio de cuánto hemos aportado en la disminución de la obesidad a través del trabajo que estamos haciendo desde 2010 con la fundación, pero para eso necesitamos muchos recursos. Con mucha energía hemos pedido ayuda al Ministerio de Salud de todos los gobiernos y nunca nos ha ido bien.

La misma intensidad le puse al proyecto del fútbol femenino cuando estaba en la ANFP. Hicimos un esfuerzo enorme para hacer el mundial de fútbol femenino. En eso, vino un dirigente y me dijo: ‘Se nota que tú tienes mujeres en tu casa’. Y le respondí: ‘¡De dónde sacaste eso!’. Y me contesta: ‘Se nota por la energía que le pones al desarrollo del fútbol femenino’. El tipo se quería morir. Ese es el típico problema del chileno. Creemos que las cosas siempre las hacemos porque hay un interés oculto detrás. Tengo hijos hombres y ninguno es obeso.

Pensando en el estallido social y haciendo relación con lo que hacemos, una gran lección que he sacado es que la gente siente que no la toman en cuenta en los lugares que no son los más ‘populares’ o visibles. No sé si era previsible lo que está pasando, pero la angustia se percibía. Siempre que llegamos a un lugar la gente se sorprende y nos pregunta ¿por qué vino para acá? Como si no existieran. 

Nunca me ha llamado nadie para ser ministro del Deporte. Nadie, nunca, nunca. Yo sé que, si yo llego a tener a algún cargo de ese tipo, voy a hacer lo gente quiere y eso seguramente muchas veces no será políticamente correcto. Si lo que la gente quiere, no es lo que los gobernantes quieren. A las personasno les interesa solamente tener dinero. Quieren tener un sueño. Entonces, cuando nosotros vamos e inauguramos una cancha en un pueblo como Calbuco y dejamos andando una liga, no les est{as dando dinero para ir a comprar más pan ni le estás entregando un bono. Les estás ofreciendo la posibilidad de tener un sueño.

No me quiero meter en la pata de los caballos, pero creo que fue insólito el cambio de la ministra de Deportes. ¿Qué tiene que ver la ministra de Deportes? ¿Qué tuvo que ver ella con la crisis política que está viviendo el país? Eso te pincha un poquito el sueño. Y en eso hay que ser muy cuidadoso. No tengo nada en contra de la nueva ministra, solo le aconsejo que construya un sueño a través del deporte. Tenemos deportistas que son brillantes».