No sólo en la búsqueda de nuevas oportunidades para Cencosud anda por estos días el gerente general de la firma, Laurence Golborne. En medio del ingreso de la cadena a Brasil, se supo que el ejecutivo entró recientemente como inversionista a un área totalmente distinta: el fútbol. Aunque en su círculo íntimo se reconoce un […]

  • 16 noviembre, 2007

No sólo en la búsqueda de nuevas oportunidades para Cencosud anda por estos días el gerente general de la firma, Laurence Golborne. En medio del ingreso de la cadena a Brasil, se supo que el ejecutivo entró recientemente como inversionista a un área totalmente distinta: el fútbol.

Aunque en su círculo íntimo se reconoce un hincha de la Universidad Católica –incluso así lo dijo la semana pasada a los expositores del panel de fútbol del XIII Congreso de Finanzas y Negocios de Icare– Golborne adquirió recientemente el 2% de las acciones del club Audax Italiano, que por estos días lidera el Campeonato de Clausura.

A él no le gusta mucho hablar del tema, pero a sus cercanos ha reconocido que la inversión la realizó más bien como hobby, incentivado por la diversión detrás de esta nueva área de negocios, iniciada con la transformación de los clubes a sociedades anónimas. Ha dicho además que la oportunidad de entrar se la dio Valentín Cantergiani, presidente de la sociedad, a quien admira el manejo que ha realizado de la compañía. Con Cantergiani tiene muchos temas en común, como el desarrollo del negocio supermercadista, ya que desde Cencosud Golborne dirigió la compra de la cadena Montecarlo a la familia Cantergiani. Aunque su porcentaje por ahora es minoritario e insufi ciente para optar a un sillón en el directorio, hay quienes creen que podría ser invitado a formar parte de él por otros accionistas.