El barrio Lastarria sigue creciendo. A los estrenos de Nolita –de los hermanos Pancho y Carlos Toro- y Bocanariz –en el que participa Jerôme Reynes, de Le Fournil-, se suma la apertura de Mulato, la última apuesta de Cristián Correa, quien antes estuvo en Agua y Mestizo. Mulato se encuentra en la plaza del mismo […]

  • 20 agosto, 2012

El barrio Lastarria sigue creciendo. A los estrenos de Nolita –de los hermanos Pancho y Carlos Toro- y Bocanariz –en el que participa Jerôme Reynes, de Le Fournil-, se suma la apertura de Mulato, la última apuesta de Cristián Correa, quien antes estuvo en Agua y Mestizo. Mulato se encuentra en la plaza del mismo nombre, uno de los puntos neurálgicos del sector.

Pero eso no es todo. El barrio promete seguir cambiando, para consolidarse como uno de los destinos turísticos más vibrantes de la capital. La Plaza Mulato Gil De Castro, donde los Yaconi-Santa Cruz poseen el Museo de Artes Visuales (MAVI), tiene como escenario importantes proyectos, que podrían darle otro rostro al lugar, sin cambiar –como esperan sus habitantes- el estilo relajado que lo caracteriza.

A un hotel de súper lujo de la cadena The Singular –ligada a la familia Sahli, que ya posee un hotel en la Patagonia-, que abrirá en 2014, se agrega un nuevo emprendimiento que para algunos vecinos podría ser demasiado agresivo con el entorno. En el sitio donde hoy se levanta el restaurante Zabo, planean construir un edificio destinado a locales gastronómicos.

“Van a ser tres pisos de restaurantes, el proyecto está aprobado, pero no todos están de acuerdo. Los propietarios del barrio –declarado zona típica- son súper quisquillosos y no quieren hacer nada que cambie el estilo del lugar”, dice un empresario gastronómico del sector. En todo caso, la idea es que la nueva edificación respete la histórica raigambre de la plaza, donde en el s. XIX vivió el pintor peruano José Gil de Castro.