El domingo 18 de abril, la investigadora del CEP Sylvia Eyzaguirre publicó una dura columna en La Tercera donde denunciaba irregularidades en la elección de directores de 14 escuelas y liceos por parte de la Corporación Municipal de Valparaíso. “Acuso”, rezaba el texto, donde aseguraba que se trató de un torcido proceso, que aunque quizás cumpla con la legalidad, ha beneficiado el bien privado por sobre el bien público.

  • 24 abril, 2020

-¿Cómo llegas a la información que publicaste en la columna? ¿Hay alguna investigación en curso?
-La información me la dio una persona que conoce muy bien la realidad de la corporación y en la cual confío. Esto se sabía, pero muchas veces lo que sucede en regiones pasa desapercibido en Santiago. Envié la información a las personas que conozco para que hicieran algo, esperé dos semanas, pero nadie hizo nada. Tengo entendido que hay una denuncia en Contraloría, sin embargo, el problema es que muchas veces estas prácticas oscuras cumplen con la letra de la ley.

-¿Por qué decidiste hacer la acusación a través de esa vía?
-Fue el último recurso. Primero entregué la información a instituciones que pueden hacer mucho más que una columna, pero no hubo reacción. Me dijeron que habían recurrido a la Contraloría, pero eso no basta. Puede que la Contraloría no logre encontrar nada, sin embargo, eso no quita el daño que se está haciendo a la educación pública. ¿Por qué llamar a concurso justo antes de entregar tus escuelas y liceos al nuevo Servicio Local de Educación? ¿Por qué solo quedaron personas íntimamente vinculadas con la directora de la Corporación, cuyas credenciales son menores que los directores que están hoy ejerciendo? Este tipo de prácticas no deben ser toleradas, tenemos como país que hacer un esfuerzo por subir el estándar de la educación pública.

-Las reacciones que tuvo la columna fueron enormes. ¿Te contactaron de la Municipalidad de Valparaíso?
-Nadie de la municipalidad me ha contactado.

-En Twitter comentaste que te llamaban la atención las alabanzas y críticas al color político del municipio. ¿Crees que en general los chilenos nos quedamos en eso más que en el hecho mismo?
-Los chilenos no, pero sí es un fenómeno habitual en Twitter. La derecha festinando con la columna y los de izquierda sacándome la cresta porque no hacía lo mismo con alguien de derecha. Hubiese sido Cathy Barriga o Joaquín Lavín, las reacciones hubiesen sido al revés. Lo que más me llamó la atención fue el absoluto silencio de los políticos del Frente Amplio, son buenos para apuntar con el dedo a los otros, pero cuando las embarrada las hace alguien del propio sector quedan mudos. Finalmente, me llama la atención que a nadie le haya importado que en el directorio de la Corporación de Valparaíso no haya ninguna mujer. Todo este discurso pro paridad de género para la Constitucion, pero resulta que para el municipio somos absolutamente prescindibles. Los valores se ven reflejados en los actos, no en los discursos.