Aunque Colbún, propietaria del 49% del proyecto hidroeléctrico HidroAysén recomendó suspender el estudio de impacto ambiental para la línea de transmisión que traería la energía desde la Patagonia hasta el centro del país, los análisis continúan.

  • 3 julio, 2012

Aunque Colbún, propietaria del 49% del proyecto hidroeléctrico HidroAysén recomendó suspender el estudio de impacto ambiental para la línea de transmisión que traería la energía desde la Patagonia hasta el centro del país, los análisis continúan.

Por encargo de HidroAysén, la facultad de Arquitectura de la Universidad Católica está realizando un estudio sobre los modelos de líneas de transmisión que podrían ser adoptados como más amigables con el entorno.

La línea, de unos 2.300 kilómetros de extensión, atravesará más de la mitad de Chile, pasando sin interrupciones por parques nacionales y terrenos productivos. Por ello, la idea es que su impacto visual sea lo más acotado posible.

Y ya se están mirando algunas experiencias internacionales, como la del arquitecto Dietmar Koering, de la firma inglesa Arphenotype, que diseñó las torres de energía para la nueva red de transmisión en Islandia.